• El foro de relojes de habla hispana con más tráfico de la Red, donde un reloj es algo más que un objeto que da la hora. Relojes Especiales es el punto de referencia para hablar de relojes de todas las marcas, desde Rolex hasta Seiko, alta relojería, relojes de pulsera y de bolsillo, relojería gruesa y vintages, pero también de estilográficas. Además, disponemos de un foro de compraventa donde podrás encontrar el reloj que buscas al mejor precio. Para poder participar tendrás que registrarte.

    Por favor, antes echa un vistazo a la
    Información Básica sobre Protección de Datos

Avisos de La Fédération Horlogère Suisse en 1900

  • Iniciador del hilo Jaime Salcedo
  • Fecha de inicio
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Buenas tardes:

Revisando la publicación La Fédération Horlogère Suisse -que circuló en La Chaux-de-Fonds entre 1886 y 1945- encontré en el número 3 del año 1900, fechado el 11 de enero, tres avisos que dejan ver cómo eran los negocios relacionados con la producción y montaje de relojes en esos años. El primer aviso es de un fabricante que se anuncia apoyado en el prestigio de la marca Roskopf, de la que ofrece calibres 14, 17, 19 y 21''', de calidad garantizada, en todo tipo de cajas y precios sin competencia para la misma calidad; comunica que es propietario de la marca "Salva", fabricante de las marcas "Necco" y "Messaggero", y ofrece precios reducidos:

Roskopf 21'''.jpg

El segundo aviso es de un relojero, provisto de buenos certificados y conocedor de la fabricación de ébauches "y del Roskopf", que busca trabajo, una plaza estable o, al menos, como pasante (?) de "mecanisme de remontoir":

Un horloger.jpg

El tercero es de un pintor-damasquinero, R. Stegmüller, que busca trabajo y se promociona en el campo de la "décoration" en las técnicas del damasquinaje, del acero pavonado, siempre novedosos en diseño, en el nielado, trabajo supervisado... y a precios moderados:

Décoration.jpg

En la hechura de un reloj de 1900 intervenían muchas manos que no necesariamente estaban vinculadas a una misma empresa. Un mismo reloj (su mecanismo) podía tener muchas versiones (diseño exterior, acabados interiores, calidad). Administrar aquello debía de ser difícil. La gran fábrica en la que se elaboran todos los elementos y el producto final y sus variaciones de metales y diseño solucionó muchos problemas. Pero en la transición debió de generar otros no menos importantes: pequeños talleres artesanales de tradición familiar que desaparecieron..., los "precios reducidos", "moderados", del trabajo especializado...

Espero que resulten útiles para comprender esos procesos.

Y los que se estaban dando en el interior de las manufacturas, evidentes en este otro anuncio en la misma publicación, de fecha 18 de marzo de 1900: la adopción, ya definitiva, de los modos de producción industrial de los Estados Unidos:

Une fabrique d'horlogerie
installée avec machines américaines, avantageusement outillée pour
fabriquer les montres ancre fixe (double plateau levées visibles) sur
n'importe quel calibre, désire entrer en relations avec importants
grossistes du pays ou de l'étranger. — Si le client désire fournir les
boîtes, on se chargerait du terminage des mouvements seuls.
Adresser les offres sous chiffres Y-I607-J à l'agence de publicité
Haasenstein & Vogler, Chaux-de-Fons. 220

La Exposition universelle de París de 1900 consagró este modelo de producción industrial como un camino sin retorno y clausuró el siglo XIX.

Cordial saludo a todos,

Jaime
 
Última edición:
  • Me gusta
Reacciones: Impluvium
cronopios

cronopios

Milpostista
Sin verificar
Enhorabuena Jaime, impresionante e interesantísimo trabajo.
 
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
Gracias, cronopios. Estoy interesadísimo en ese período de grandes cambios tecnológicos, económicos, sociales y culturales que fue el tránsito del siglo XIX al XX, y creo que a muchos en el foro les puede interesar también. Eventualmente aparecen grabados de movimientos, como el calibre verre et savonnette de 7 a 24''' de media platina y cuatro puentes, de la Manufacture d'Horlogerie E. Clémence-Beurret Succeseur, de La Chaux-de-Fonds, que ilustra el aviso de la manufactura el domingo 7 enero de 1900 en el mismo journal, o artículos como el publicado el 4 de enero del mismo año en el que se explica la razón por la cual el siglo XX no comenzó el primero de enero de 1900 sino que comenzará el primero de enero de 1901, o una nota sobre los talismanes ("La superstition des talismans est longue a disparaitre et se rencontre dans les circonstances les plus imprévues"), del journal de 14 de enero de 1900, que amenizan la investigación; pero realmente ando detrás de artículos como La marée socialiste (4 de enero de 1900) o como Création d'une fabrique d'horlogerie (21 de enero de 1900) sobre que "la nécessité de substituer la production mécanique à l'ancien mode de fabrication est mieux comprise ailleurs que dans notre canton", donde se pueden apreciar los profundos cambios que la renovación tecnológica y la nueva organización productiva estaban produciento en la industria relojera suiza.

A medida que encuentre información interesante la compartiré con el foro.
 
Última edición:
  • Me gusta
Reacciones: Impluvium
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
1. Los desastres de la guerra en la industria relojera. Entre las noticias que publica el journal La Fédération Horlogère Suisse esta es de singular importancia, por las consecuencias que la guerra (cualquier guerra) tiene en el mercado relojero.

Suiza había aumentado considerablemente la exportación de relojes de oro, plata y "metal" en 1899, respecto los años anteriores. En cinco años pasó de exportar 4'373.075 piezas por valor de 90'663.795 francos (año 1894), a 6,718,428 relojes por valor de 110'815.733 de francos (año 1899). Y la industria relojera suiza acababa de obtener premios importantes en la Exposición de París de ese año de 1900. Pero el 8 de noviembre de este último año las noticias no eran buenas: la guerra en China (Levantamiento de los Bóxers, 1898-1901) y Transvaal (Segunda Guerra de los Bóers, 1899-1900) había afectado las exportaciones a estas dos naciones "con graves perjuicios, de tal modo que los fabricantes y los exportadores son obligados a vender en cualquier otra parte y a cualquier precio" sus stocks de relojes destinados a esos mercados.

Una casa exportadora, desesperada por falta de ventas -denunció el journal- despachaba ahora, "por ejemplo, por el precio fabulosamente bajo de 8,95 francos un reloj de plata, fina y sólida, remontoir, para hombre, con el punzón de la Confederación para 0,800, marca "coq de bruyére", con caja ricamente grabada, 32 horas de marcha y dos años de garantía. Relojes para damas a 9,75 francos, que antes vendía a 22 francos". Era algo nunca visto. Jamás se recuperará así. "Será interesante saber cómo podrán venderse relojes de 22 francos en 9,75 francos". El journal se preguntaba si no había un caso flagrante de competencia desleal.

En los anuncios anónimos ("enviar ofertas bajo la contraseña tal") se encuentran comerciantes que, desde diferentes países, ofrecían comprar en cantidad relojes y movimientos suizos.

Algunos años después la situación debió de repetirse durante la Primera Guerra Mundial. De nuevo, los fabricantes y los exportadores debieron verse obligados a vender donde fuera y a cualquier precio sus stocks de relojes, movimientos y cajas, sin marcas de fábrica, remplazadas éstas con las marcas de almacenes, joyerías, seguros, zapaterías y marcas de cigarrillos o chocolates. Sobrevivir en tiempos de crisis ha sido siempre difícil.

Seguiré informando.

Jaime
 
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
2. Las máquinas americanas. Buenas tardes. Un aviso publicado el 18 de marzo de 1900 en La Fédération Horlogère Suisse muestra a las claras los cambios que la tecnología americana introdujo en la producción de relojes suizos. Dice el aviso (traduzco libremente):

"Una fábrica de relojes instalada con máquinas americanas ventajosamente equipadas para fabricar relojes de áncora fija (doble platillo) sobre no importa qué calibre, desea entrar en relaciones con importantes mayoristas del país o del extranjero. Si el cliente desea proporcionar las cajas se asumiría la terminación sólo de los movimientos. Enviar ofertas bajo la cifra Y-1607-J a la agencia de publicidad Haasenstein & Vogler, Chaux-de-Fonds".

El único concesionario para Suiza de la casa L. S. Starrett Co., de Athol, U. S. A., ofrecía máquinas y herramientas de precisión americanas, como una perforadora de precisión que garantizaba obtener un trabajo muy esmerado. La casa Waltham Machine Works, de Waltham, Mass., Estados Unidos, ofrecía en el mes de abril "un torno para utilladores mecánicos, electro-técnicos, torneado de troqueles para montadores de cajas de reloj... con herramientas para hacer roscas, fresadora, etc.", torno que podía ser examinado en la agencia de la casa para asegurarse de la superioridad de esas máquinas y recibir la información, fotografías y diseños de las máquinas que pudieran interesar a sus clientes.

La producción mecánica y en serie al modo americano no afectaba solamente la fabricación de movimientos. Una fábrica de cajas de oro, plata y galoneadas ofrecía "cajas de oro y plata, listas para recibir los movimientos hechos sobre movimientos intercambiables americanos (Waltham, Elgin), ingleses y suizos", y, a deseo del cliente, a encajar los movimientos intercambiables en las cajas de oro y plata manufacturadas en sus establecimientos. El concepto "intercambiable" tuvo mucho predicamento en 1900.

También la decoración de las cajas se transformó. P. A. Bandelier, de St-Imier, ofrecía "nueva decoración mecánica de cajas de relojes, sistema patentado", con especialidad en tipos de relojes de calidad (genres soignés). El arte de tallar, modelar y grabar las cajas comenzó a decaer. Cualquier diseño podía ser reproducido mecánicamente. Pero también fue la hora de los diseños trabajados en niel sobre plata o en esmaltes, tal vez la última expresión propiamente artística aplicada a las cajas de reloj: el Art Nouveau. Al parecer, los clientes belgas, especialmente los jóvenes, eran quienes más apreciaban y solicitaban relojes suizos trabajados en niel; tal vez estaban motivados por los trabajos de Víctor Horta en su taller de Bruselas. La Exposición de París de 1900 contribuyó a difundir el modernismo, como también se denominaba al Art Nouveau.

Otros aspectos importantes de la elaboración de relojes se resintieron: Un anuncio ofrecía una "nueva máquina para tornear cajas de relojes de oro, plata, acero y níquel, de 6 a 36 líneas", fabricada por la Société d'Horlogerie de Porrentruy, que entregaban con grandes facilidades de pago y que tenía la ventaja de que "la producción jornalera de esta máquina representa el trabajo de seis obreros torneros a mano". Las leyes empezaron a ocuparse de las consecuencias de esta afectación del trabajo: por ejemplo, la jornada laboral pasó de 11 horas a 10, y comenzó a estudiarse la posibilidad de reducir la jornada a 8 horas. Los obreros ya no trabajaban en casa sino en fábricas de 200 a 1.000 obreros (fábrica de relojes Omega, en 1900) o en talleres especializados.

Algunas manufacturas conservaron, no obstante, las viejas formas de producción por algunos años. En La Fédération Horlogère Suisse del 8 de julio de 1900 apareció un anuncio en el que algún fabricante de relojes solicitaba "un buen obrero tornero a mano, sobrio y de buena conducta" y ofrecía "empleo estable" en La Chaux-de-Fonds.

Buenas noches.
 
Última edición:
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
3. Oro y plata en la relojería de 1900. Buenas tardes. Otro tema que surge de tiempo en tiempo en La Fédération Horlogère Suisse de este año final del siglo XIX es el del oro y la plata. La Fédération Horlogère Suisse presenta habitualmente informes sobre el costo del oro y la plata en el mercado suizo y en la industria relojera. También incluye informes trimestrales sobre el comercio de desechos de oro y plata.

Los fabricantes tenían el cuidado de indicar los metales que trabajan en la fabricación de sus cajas de reloj. La relojería de Arthur Schenegg, de La Chaux-de-Fonds, se especializaba en relojes de oro y plata, de fantasía, esmaltados, con chatelaine y joyas. La Fabrique d'Horlogerie Garantie, de J. Maumary, Bienne, presentaba así su especialidad: Remontoirs, ancre et cyl., de 8 à 19''', or, arg. et acier, es decir, relojes de cuerda por la corona, mecanismo de áncora o cilindro, de 8 a 19 líneas, en cajas de oro, plata o acero. La fábrica de Arthur Didisheim en La Chaux-de-Fonds ofrecía relojes de oro, de plata, de acero y de níquel (argenta o plata alemana).

De pronto comienzan a aparecer anuncios y noticias extraños. Un anuncio solicitaba entrar en relación con relojeros para emprender "el dorado y terminación de cajas de metal dorado, es decir, cajas americanas (boîtes americaines). Labor extra esmerada" (8 de noviembre 1900).

Ya antes había aparecido este anuncio: "Similor es el nombre de este espléndido metal para cajas de reloj. Venta exclusiva en Schürch, Bohnenblust & Cie., Neuchâtel" (24 de mayo 1900).

La Fédération Horlogère Suisse se pronunció sobre estas preocupantes novedades en diferentes ocasiones. El 29 de abril, por ejemplo, publicó una nota bajo el título de Les boîtes étrangères, donde informó que un comité creado para combatir la invasión de cajas de relojes extranjeras se había reunido recientemente en Bienne y en su informe había indicado el propósito de buscar procedimientos de fabricación perfeccionadas y de realzar el prestigio de la industria relojera suiza, y resaltaba que los metales superiores necesarios a la nueva fabricación de cajas de reloj sont trouvés.

El 22 de julio se ocupó, a título de simple información, en la sección Varieté, de L'or... nouveau; se trataba de "un metal de origen puramente industrial, es decir, fabricado, pero en todo semejante al oro y que presenta el mismo aspecto, las mismas garantías y las mismas ventajas. Su primera aparición fue en América; de allí pasó a Inglaterra y ahora se ha introducido en Francia, donde todas las revistas científicas se ocupan de él. Este nuevo metal se presenta al público bajo el simpático nombre de Oraline. En América y en Inglaterra su éxito fue colosal [...]. Es una mezcla de oro puro, bronce y aluminio; su color es absolutamente el del oro amarillo y, como todos los metales nobles, es insensible a la acción del aire, no se oxida, no se descompone, resistente a los ácidos y permanece en todas las circunstancias semejante a sí mismo, es decir, inalterable". Anota el artículo que la semejanza perfecta entre el oro y la oralina ha generado dificultades en la aduana francesa, por la dificultad en establecer la diferencia.

Agrega la noticia que "una primera aplicación de la oralina en relojería la ha hecho una sociedad inglesa, la Australian Gold Watch & Co., de Londres, en dos tipos de reloj: para hombre, de 19''', y para dama, de 11 3/4''', con cajas en oralina muy sólidas, sin dibujos, sin guilloché, con el aspecto de los mejores cronómetros. Lo más grave de todo era que, para dar a conocer en Europa las ventajas de la oralina, la Australian Gold Watch & Co. había decidido sacrificar 20.000 relojes y cadenas de oralina a precios de bon marché, es decir, a precio de relojes baratos: 20 francos el reloj para hombre; 6 francos, la cadena; reloj y cadena, 25 francos; y por 5 francos más grababan las iniciales del comprador en la tapa del reloj.

El siglo XIX se despedía con oropel y el XX se anunciaba "con vivo reflejo"... de oralina.

Buenas noches a todos.
 
Última edición:
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
4. Las fábricas suizas de relojería, en 1900. Buenas tardes. Varios avisos publicitarios de La Fédération Horlogère Suisse (LFHS) del año 1900 traen alguna ilustración de la fábrica que anuncian. Suelen ser edificios relativamente pequeños, a veces varios edificios pero generalmente uno solo, de modestas dimensiones. Por ejemplo, la Fabrique de Pendules de Angenstein, cerca de Bâle, constaba de tres construcciones, dos de dos plantas y la tercera de una sola planta, con techos a dos aguas y de tamaños no mayores a los de casas entre medianas y grandes, y una cuarta edificación, de mayor volumen, con planta baja y dos pisos sobre esta, que, si no fuera por las chimeneas que delataban que se trataba de una fábrica, bien podría pasar por el Ayuntamiento del pueblo (LFHS 8 de noviembre y números anteriores). O la Fabrique d'Horlogerie Luis Muller & Co., de dos plantas (alta y baja) y altillo bajo la techumbre, con diez ventanas en los lados largos y ventanales en los lados cortos (LFHS 4 de enero).

Aún la manufactura de Goschler & Co., antigua Frères Goschler, fundada en 1830 y ganadora de medalla de plata en París en 1892 y medalla de oro en París en 1895, fabricante de las marcas Regulator, Fortuna, Urania, La Sociale y Post Watch, tenía más la apariencia de un parador turístico que de una fábrica movida por usina hidráulica (LFHS 4 de enero).

Infortunadamente no es posible copiar esas ilustraciones para subirlas aquí. Pero pueden consultar las del 4 de enero haciendo clic en el siguiente enlace:
http://doc.rero.ch/record/19561/files/19000104.pdf

Un aviso de venta de una fábrica de relojes, publicado el 16 de abril nos permite conocer algo de cómo eran esas fábricas. Transcribiré el aviso completo, traduciéndolo luego libremente:



ÉTUDE DE Me. CRETTEZ, NOTAIRE, à MOUTIER
Fabrique d'horlogerie à vendre
Par suite de dissolution de société, MM. Kocher & Cie, fabricants
d'horlogerie, à Bévilard, offrent à vendre, de gré à gré, leur
manufacture d'horlogerie

avec le mobilier industriel consistant en


1. Une fabrique d'horlogerie, 2 étages sur rez-de-chaussée,
22 mètres de long sur 9 mètres de largeur, 120 fenêtres, place pour
200 ouvriers, cours d'eau, turbine et moteur à benzine de 12 chevaux.

2. Outillage complet pour la fabrication des ébauches et
de la montre entière, permettant de produire 250 à 300 montres par
jour, avec 20 calibres divers très goûtés, cylindre, ancre, Roskopf, etc.

3. Un dynamo avec installation de nickelage.

Cette manufacture qui est encore en activité en plein rapport,
peut être reprise immédiatement. Ouvriers et logements sur place en
suffisance.

Pour traiter et tous autres renseignements, s'adresser à Messieurs
Kocher & Cie ou au notaire soussigné.

Moutier, 16 avril 1900.

Par commission:

Crettez, notaire.


El aviso fue puesto por el despacho del notario Crettez, de Moutier. La fábrica de relojería se vendía por causa de la disolución de la sociedad de los señores Kocher y Compañía, fabricantes de relojería, en Bévilard, y se ofrecía en venta amigable la manufactura de relojería con el mobiliario industrial siguiente: 1) Una fábrica de relojería de dos plantas sobre la planta baja (en total, tres plantas), de 22 metros de largo por 9 metros de ancho, 120 ventanas, con capacidad para 200 obreros, corriente de agua, turbina y motor a bencina de 12 caballos. 2) Utillaje completo para la fabricación de ebauches y del reloj completo, con capacidad para producir de 250 a 300 relojes diarios, con 20 calibres diversos muy apreciados, cilindro, áncora, Roskopf, etc. 3) Un dinamo con instalación para niquelado. La manufactura estaba todavía en actividad en pleno rendimiento y podía ser traspasada de inmediato. Obreros y alojamientos suficientes en el lugar.

Kocher & Cie. Fábrica en venta 1900.jpg


Era una fábrica pequeña en términos estadounidenses, pero de buen tamaño en términos suizos, como se puede apreciar en el dibujo hipotético que adjunto, un bloque a doble crujía. Una comparación bien intencionada entre esta fábrica y una fábrica norteamericana muestra claramente la difícil competencia a la que se enfrentaba la industria relojera suiza por esos años. Uno de los relojes americanos anunciados en La Fédération Horlogère Suisse establece la escala comparativa de la producción de Kocher & Cie. con su igual americana: Elgin:

En 1888 la fábrica Elgin, fundada en 1864, tenía 2.300 empleados y producía 7.500 movimientos por semana, es decir, unos 1.500 diarios. En 1900, Kocher & Cie. tenía capacidad para 200 obreros que podían producir de 250 a 300 relojes por día.

Si nos guiamos por los números de serie, Elgin produjo en 1899 un millón de relojes (unos 4.170 al día) y en 1900 redujo la producción a 300.000 relojes (unos 1.250 relojes diarios), contra los 250/300 relojes diarios que podía producir Kocher & Cie.

Asombra comprobar la resistencia de la industria relojera suiza en estas circunstancias. Puede aducirse que la calidad de los relojes suizos era el secreto de su éxito, pero los relojes Elgin, en cuanto a calidad, no se les quedaban atrás. Otra explicación posible me parece más verosímil: la estética de los relojes suizos, ya bien acomodada a los mercados que surtía (Inglaterra, Alemania, Francia, Bélgica, Turquía..., España e Hispanoamérica) era un mercado cautivo (o cautivado), que la estética norteamericana (que también tenía -y tiene- entusiastas) difícilmente podría vencer en un mismo mercado y entre una misma clientela.

Buenas noches.

Jaime

P. S. Quienes recuerden la sección "Para recortar y armar" del antiguo Billiken, pueden hacerse una maqueta de una fábrica de relojes suiza del año 1900 usando dos copias en espejo del dibujo. Los techos tendrán que construirlos por separado. - Vale
 
Última edición:
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
5. La Exposición universal de París 1900. Todo el año 1900 la Exposición de París fue un tema importante en La Fédération Horlogère Suisse, que le dedicó la primera página de casi todos los números publicados en artículos que comentaban desde la selección de los expositores suizos y la crítica al diseño de las instalaciones de la exposición, hasta la descripción del pabellón suizo, la conformación del jurado internacional de relojería y los premios otorgados a relojeros suizos.

En los primeros números del año el journal refleja una gran expectativa. El 7 de enero la noticia destacada fue una breve información:
Exposition universelle de Paris, en 1900
Les journaux français publient une
première liste d'exposants français de
la classe 96, Horlogerie, comprenant 176
exposants définitivement admis.


El 21 de enero se ocupó de la ley francesa de 30 de diciembre de 1899 relativa a la protección de la propiedad industrial de los objetos admitidos a la exposición. El 1° de febrero el comentario era que todo debía estar listo el 14 de abril, porque la inauguración tendría lugar al día siguiente, el domingo 15: la preocupación manifestada era si, como estaba previsto, los constructores habrían terminado a tiempo su trabajo y si las insalaciones estarán listas para recibir los productos que se habrían de exponer; pero la pregunta importante era: "¿Estarán listos los expositores? Esta es la pregunta que nos planteamos con angustia" porque los objetos a exponer tendrían que llegar al pabellon en la primera semana de abril y los relojeros, además de producir los objetos especialmente hechos para la exposición, seguían fabricando relojes para el mercado. Y es que la industria relojera suiza tendría 158 expositores en París, repartidos por cantones así:
Genève (Ginebra)
individuales 26
1 collectivitad 7
Total 33

Neuchâtel
individuales 21
4 collectivités 83
Total 104

Berne 11
Vaud 5
Soleure 4
Valais 1
Total de expositores de todos los cantones: 158

Concluía el comentario así: "La relojería suiza y sus ramas anexas (orfebrería y joyería) estarán bien representadas en París y lo que sabemos de la calidad de las casas que expondrán dá garantía de éxito legítimo, a condición de que ningún detalle de buena factura sea desatendido".

El primero de marzo se recibió una circular en la que se advertía que "los expositores de joyería y de relojería debían estar listos a despachar sus productos el 25 de marzo, que a partir del primero de abril podrían comenzar la instalación y que todo debía estar listo para la apertura de la Exposición el 15 de abril.

Lo que se fabricase dentro de las instalaciones de la Exposición podría ser vendido. Sin embargo, según informó el Moniteur de la Bijouterie et de l'Horlogerie, los relojeros decidieron no instalar talleres de fabricación en la Expo: "Se me ha asegurado que ni los suizos ni los americanos abrirán talleres; solo ellos", comenta el redactor de La Fédération Horlogère Suisse el 4 de febrero; y el del Moniteur de la Bijouterie et de l'Horlogerie, por su parte: "No he podido saber la América abrirá una fábrica de relojería [en la Exposición]. La administración dice «que no lo cree». No tardaremos en saber algo cierto sobre este punto tan importante. Suiza no abrirá un taller y se muestra satisfecha de informar que no venderá en la sección francesa".

Los suizos y los estadounidenses se mostraban recelosos de dejar ver sus formas de trabajo en el taller de relojería.

Los que sí abrirían talleres eran los joyeros y orfebres. La casa Christofle ofreció montar un taller y fabricar cubiertos a la vista del público, que podría comprarlos dentro de la Exposición.


Más allá de los objetos que serían exhibidos, la arquitectura de la Exposición de París era objeto de duras críticas. "Si creemos lo que dicen nuestros buenos vecinos de Francia, los palacios de la Exposición reservan desagradables sorpresas a los visitantes por los conceptos artísticos con que se ha hecho. Según el Moniteur de la Bijouterie et de l'Horlogerie, cuando se decidió la construcción de los dos Palacios de los Campos Elíseos y del Puente Alejandro III, algunas personas preocupadas por la belleza de París protestaron. Decían que la explanada de Les Invalides y la avenida de los Campos Elíseos eran de una belleza absoluta y que tocarla era tan criminal como tocar a la Venus de Milo. [...] Los Palacios son de una banalidad absoluta. No tienen con el Palacio de la Industria más diferencia que ser más pretencioso, ocupar más espacio y ser menos cómodo. [...] El puente es de mal gusto. [...] De la construcción metálica no tengo nada que decir. Es un trabajo de mecánica pura que, como la torre Eiffel, es extraño al arte".

La modernidad que las Exposiciones del siglo XIX anunciaban para el siglo XX hacían estremecer de indignación a una generación acostumbrada al academicismo de guirnaldas y al lenguaje alegórico de la escultura neoclásica.

Veinte años más tarde las mujeres dejaron de usar el corsé y los grandes sombreros. El siglo XX abandonaba el academicismo y el eclecticismo del arte decimonónico.

Por ahora nos ocuparemos de cómo le fue a la industria relojera suiza en la Exposición de París de 1900. Pero será en una próxima ocasión.

Buenas noches a todos.
 
Última edición:
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
6. El salón suizo en la Exposición de París de 1900. El 11 de marzo de 1900 informaba La Fédération Horlogère Suisse que los trabajos en la Exposición avanzaban rápidamente, aunque se dudaba que todo estuviera listo para el 15 de abril, fecha de la inauguración. El corresponsal de La Fédération decía que hacía falta tener la ocasión "de deambular a través de esas inmensas leoneras [juego de palabras: chantiers, el término empleado, lo mismo significa 'obras' en construcción que 'leoneras' en lenguaje familiar] para hacerse una idea de la prodigiosa actividad con la que se trabaja. No es actividad, es fiebre", comentaba. "Ni la Torre del Agua [Château d'Eau] ni el Palacio de la Electricidad estarán terminados, y lo mismo ocurrirá con algunos de los palacios de las orillas del Sena. [...] ¡En cuanto a Suiza, estamos orgullosos! Estará lista, o casi. Las enormes calderas de Escher, Wyss y Cie., las de los hermanos Sulzer y otras tantas están ya en su lugar". También el salón estaba adelantado: "En el grupo de relojería, la decoración monumental está terminada. Es un conjunto de vitrinas de carpintería de estilo suizo por los campanarios y los pináculos que nos son familiares. Sabemos que hay gente que no aprecia este estilo suizo y que encuentran que se abusa de los pináculos. No comparto su opinión. Creo que ha sido una idea muy feliz agrupar nuestra exposición relojera en vitrinas originales que atraerán las miradas a causa de su sello tan especial y tan suizo".

El salón suizo, que estaba "a dos minutos del maravilloso puente Alejandro", tenía unos 600 metros cuadrados de área; "su decoración arquitectónica de estilo suizo hace honor al talento de nuestro compatriota el señor arquitecto Paul Bouvier, de Neuchâtel".

Como si fuese el escudo de Aquiles, había allí de todo: "Los parisienses que se ocupan de los trabajos de la exposición han podido observar un enorme galpón [la leonera] que poco a poco se ha revestido de verde césped, de coquetas mansiones, de chalets, de antiguos edificios, de peñascos, incluso de montañas, todo dispuesto con un arte y una ingeniería tales que nadie podría identificar, ahora, la forma primitiva del terreno; así de auténtico parece todo. Transportar hasta el corazón de París un rincón de Suiza parece una utopía; copiar la naturaleza con tanto cuidado que el ojo más ejercitado no pueda descubrir un punto que delate ser simulada, parece una aberración del espíritu. Sin embargo, los visitantes quedarán admirados cuando vean ante ellos uno de los más bellos paisajes de Berna reproducido fielmente..."

El salón suizo recreaba en mayor escala el que se había hecho para la exposición de Ginebra en 1896, que tuvo tanto éxito que en un solo día entraron 40.000 personas a verlo: una aldea suiza [Village suisse]. En pastos verdaderos pastarían vacas de Berna y de su leche se fabricaría mantequilla y queso que serían vendidos durante la exposición. Había cascadas que caían de lo alto de las montañas y que formaban torrentes que corrían por el valle. Había también pequeños lagos, al borde de uno de los cuales se encontraba la capilla de Guillermo Tell, reproducida con "conmovedora fidelidad". En el resto estaría la aldea suiza, donde se descubrirían, diseminados, chalets rústicos habitados por familias de su país de origen. Se podría ver bordar a mujeres de Friburgo con trajes de su cantón, artesanos de la madera que ofrecerían al público sus estatuillas, alfareros de Thoune, bordados finos de Saint Gall, artesanos de la seda y de la relojería... A la entrada de la aldea suiza se encontraría la calle principal de Berna, con sus mansiones tan originales como encantadoras; estas casas serían habitadas por robustas berneses de corsés negros provistos de cadenas de plata, bonitas appenzellesas, tesineses pardos y aristocráticos valesanos... Se vería la casa natal de J. J. Rousseau en Ginebra, el coto de caza de los condes de Romont, las mansiones pintadas de Stein, las viejas mansiones de Thoune y de Morat con sus balcones y arcadas, el divertido reloj de Berna y otros monumentos reacionados con la historia de Suiza. Todo un acontecimiento alrededor de la relojería, la joyería y la orfebrería, y de las otras industrias suizas que serían expuestas.

Suiza no tendría en la Exposición de París un pabellón especial al borde del Sena, como los demás países. En cambio tendría un "pequeño y delicioso chalet" rodeado de jardines al pie de la Torre Eiffel, diseñado, junto a un pequeño lago, por el arquitecto Eugène Meyer, con dos pisos sobre una cava. Allí podrían reunirse los suizos que irían a visitar la Exposición y estarían las principales casas suizas de productos alimenticios que venderían sus productos.

Años después, en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, el Pueblo Español reeditaría la idea, al aire libre, sobre la montaña de Montjuic.

Exposiciones internacionales, las de antes.

Feliz tarde y buenas noches,
 
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #10
7. El jurado de la Exposición. El 13 de mayo de 1900 el redactor de La Fédération Horlogère Suisse comentó indignado que en la sección de relojería habría solamente dos jurados suizos. "En 1889, nuestra relojería estuvo representada en el Jurado Internacional por cuatro jurados, uno suplente. En 1900 tendrá dos jurados y algún suplente, si la decisión de las autoridades superiores de la Exposición se mantiene. La decepción ha sido grande entre los representantes de la relojería, principalmente". Además, se había dispuesto que el Jurado debía reunirse el 17 de mayo, fecha muy próxima para aclarar el asunto.

Argumentaba el redactor que "la gran importancia de nuestra exposición y el número considerable de expositores daban derecho a un número de jurados al menos igual que el que nos fue concedido en 1889" y que "la decisión tomada por las autoridades superiores de la Exposición -o por el Ministerio de Comercio- no es conforme al artículo 77 del Reglamento, que prescribe que "el número de miembros titulares para cada rama del arte o de la industria y para cada nacionalidad será proporcional al número de expositores y a la importancia de los productos expuestos. Estas disposiciones eran sabias y justas; ofrecían satisfacción y seguridad a los expositores extranjeros. Al decretar este máximo de dos jurados extranjeros por país para cada clase [de objetos a juzgar], sin tener en cuenta el número de expositores ni la importancia de las obras expuestas, se han suprimido de un plumazo las bases admitidas para algo tan importante como el nombramiento de jurados extranjeros, y se ha atentado contra una de las disposiciones básicas del reglamento general". Continuaba preguntando el redactor: "¿Cuáles son los motivos para tanta precipitación en la convocatoria del Jurado Internacional y para esa decisión que va contra los derechos de los expositores, que corren el riesgo de ver disminuir las garantías de imparcialidad que debe ofrecer cualquier jurado? Se buscan en vano, ninguna consideración se relaciona con la Exposición misma ni las justifica", y terminaba diciendo: "Sea como fuere, abrigamos la esperanza de que aun no se haya dicho la última palabra y de que se hará una más justa apreciación de las cosas en esta cuestión de los jurados extranjeros".

El 20 de mayo La Fédération Horlogère Suisse abrió su edición con las noticias de los periódicos franceses acerca del tema de los jurados: El Gran Jurado Internacional de la Exposición fue convocado en París para el 23 de mayo a la sesión de constitución del jurado que sería presidida por el señor Millerand, ministro de Comercio. Según esas noticias, los titulares franceses del jurado de relojería serían nueve, tres de ellos suplentes; Inglaterra y los Estados Unidos estarían representados cada uno por un jurado; en cuanto a Suiza, no tendría cuatro jurados, como en 1889, sino dos jurados, en 1900, a pesar del número de sus expositores y de la importancia de las obras de relojería expuesta. Los jurados suizos designados fueron los señores D. Perret, de Neuchâtel, y Conty, de la casa Patek, Philippe & Cie., de Ginebra.

D. Perret era David Perret, maestro de maestros, presidente del jurado de las clases de relojería que se impartían en Neuchâtel.

Patek, Philippe & Cie. gozaba ya de merecido y reconocido prestigio. Fundada en 1851 por el relojero polaco Antoni Patek (1811-1877), radicado en Ginebra como relojero desde 1839, y por el francés Adrien Philippe (1815-1894), el inventor del mecanismo de cuerda sin llave, por la corona, con quien se había unido desde 1845 (Patek & Cie.) para producir relojes innovadores y de alta calidad (cronógrafos, mecanismos de repetición de minutos, calendario perpetuo...).

La Fédération Horlogère Suisse comentó la noticia en estos términos: "La labor de nuestros jurados será singularmente difícil y delicada".

Los reclamos suizos surtieron efecto. En la noticia publicada el 18 de agosto sobre los premios otorgados a la relojería suiza, La Fédération menciona el jurado definitivo: D. Perret, miembro del Jurado Superior; declarados fuera de concurso y nombrados como miembros del Jurado Internacional: Patek, Philippe & Cie., de Ginebra; Girard-Perregaux & Co., de La Chaux-de-Fonds (manufactura fundada en 1851, creadora del Tourbillon de tres puentes de oro y de relojes de alta precisión... y altísimo costo); Le Coultre & Co., de Le Sentier (medalla de oro en la Exposición Universal de Londres en 1851; creador, en 1866, de la primera manufactura moderna de relojería suiza, con máquinas y todos los oficios relojeros reunidos bajo un mismo techo; firma especializada en movimientos de alta calidad y complicaciones...); y Golay fils & Stahl, de Ginebra (firma fundada en 1831 por Auguste Golay-Leresche, relojero especializado en relojes muy elaborados... y costosos, que hacía poco había sido adquirida por Stahl y cambiado su nombre a Golay fils & Stahl).

Un jurado de lujo, muy exigente, que era ya un alto elogio de la relojería suiza.
 
Última edición:
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #11
Fe de erratas.


Donde dice: No tienen con el Palacio de la Industria más diferencia que ser más pretencioso, ocupar más espacio y ser menos cómodo.

Debe decir: No tienen con el Palacio de la Industria más diferencia que ser más pretenciosos, ocupar más espacio y ser menos cómodos.


Donde dice: La modernidad que las Exposiciones del siglo XIX anunciaban para el siglo XX hacían estremecer de indignación

Debe decir: La modernidad que las Exposiciones del siglo XIX anunciaban para el siglo XX hacía estremecer de indignación


Ustedes perdonen.

Jaime
 
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #12
8. La oralina al fin y al cabo. La Fédération Horlogère Suisse publicó el 13 de septiembre de 1900 la siguiente nota sobre la oralina:


A propósito del oro nuevo.
Hemos reproducido recientemente un artículo
del Moniteur de la Bijouterie, que proclamaba
los méritos de un nuevo metal llamado «Oraline»,
que explotaba una empresa, la «Australian Gold
Watch Co.».

Se anunció, en este mismo artículo, que dicha
sociedad lanzó en el mercado europeo, a modo
de promoción, 20.000 relojes y cadenas a un
precio ridículo de baratillo.

El representante de la sociedad inglesa, llamado
L. A. Roux, 32, rue de Bonnetiers de Ruán, es bien
conocido de algunos de nuestros fabricantes
respecto de los cuales ha cometido muchas
estafas importantes, mientras hacía el comercio
de relojería en París bajo el nombre de Atlinger.

En cuanto a los famosos relojes «Oraline», hemos
tenido ante nuestros ojos una muestra. El movimiento
es de calidad ordinaria y proviene de una casa suiza,
de la que lleva la marca. La caja es de un metal
cualquiera, dorado. La cadena es una cadena de bazar.
Reloj y cadena, vendidos por 25 francos, valen a lo
sumo 12 o 15.

Los aficionados a las novedades no deben confiar
demasiado en los anuncios de corte científico que
publican algunos periódicos ni deben olvidar que
no se hace oro con metal común.



La historieta de la oralina recuerda una anécdota que cuenta de Felipe II un historiador: Un alquimista envió al Rey un memorial en el que le decía que había descubierto la forma de fabricar oro a partir del plomo y le solicitaba ayuda para su empresa. El Rey sacó una bolsita vacía, de cuero, de las que se usaban para cargar monedas, y le dijo al secretario: "Dale esto y dile que la llene".

Buen día para todos.

Jaime
 
Última edición:
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #13
9. Los Grand Prix a la relojería suiza de la Exposición de París 1900. El 18 de agosto La Fédération Horlogère Suisse dio a conocer los premios otorgados a la relojería suiza en la Exposición de París. La más honorífica distinción correspondía, por supuesto, a la declaración Hors concours -Fuera de concurso- implícita en el nombramiento del jurado. A continuación, los Grand Prix, otorgados a firmas como reconocimiento a la excelencia de su relojería, con alguna breve reseña y los comentarios del redactor de La Fédération Horlogère Suisse, señor Ch. Mincieux.

Recibieron el Grand Prix:

La Collectivité locloise (colectividad relojera de Le Locle), compuesta por los siguientes fabricantes de relojes: Association ouvriere ("rica en bellos relojes -dice el comentarista de La Fédération-; cronómetros para damas y hombres, piezas complicadas y bien terminadas; la mayor parte de las piezas expuestas ya han sido premiadas; ente estas, un cronómetro tourbillon que obtuvo el Primer Premio de Primera Clase en Neuchâtel en 1899, a pesar de lo cual esta exposición está un poco pobre"). Barbezat-Baillot (Medallas de Oro en Groninga, Holanda, 1880; París 1889, y Ginebra 1896; Fuera de concurso y miembro del jurado en Bruselas 1897; en París 1900 presentó "una serie de relojes pendulettes ocho días [...], unos muy sencillos y otros decorados con pequeños cuadros en esmalte, o bien, labrados a cincel, todos de agradable aspecto; entre los relojes de bolsillo para hombre, cronógrafos-calendario tipo americano y francés"). Perret fils (de Brenets, cerca de Le Locle, presentó "movimientos complicados de alta calidad, una serie de cronómetros de bolsillo con escape de áncora, relojes de repetición en diversos formatos [...], y, en relojes para el bello sexo, una estrella titilante de esmeralda sobre un cielo -la caja- de oro mate, un lirio en brillantes..."). César Racine (relojería de calidad y complicada; especialidad en gran sonería; Medalla de Oro en Ginebra 1896; entre otras piezas presentó "un reloj de 14''' con gran sonería y dos relojes para damas decoradas con finas pinturas sobre esmalte"). Reichen-Guinand (de Brenets; presentó, entre otra serie de cronómetros, una pieza hecha con gran cuidado: un cronómetro de sonería de cuartos y minutos, con contador de cronógrafo y escape de áncora con espiral plana de curva Philipps"). Rossel & fils ("sigue la ilustre tradición del fundador de esta casa, el señor H. Grandjean". Presentó "dos grandes cronómetros de marina modelo inglés [...] citaré en particular un magnífico movimiento de gran sonería de minutos y cronógrafo quantième perpetuo; un tourbillon con escape de áncora [...]. Algunos relojes para dama [...]; su decoración clásica -que ciertos modernistas calificaron de convencional- es de una bella factura que merece nuestra atención"). Charles-Emile Tissot (hijo del fundador de la marca Tissot, presentó "una selección de piezas de precisión, todos modelos de muy alta calidad que justifica la reputación de esta casa"). M. Wolfensberger (presentó una serie de movimientos de relojes y cronógrafos, de gran precisión).

Paul-David Nardin (hijo único de Ulysse Nardin, el fundador de la empresa relojera, a quien Paul-David (1855-1920) sucedió en 1876; especializada en cronómetros de bolsillo y de marina, la compañía ganó Medalla de Oro en la Exposición Universal de Chicago de 1893; "estoy feliz de constatar que M. Nardin mantiene la tradición de presentar a los visitantes una selección reducida de piezas, expresiva no por la cantidad sino por la calidad, la excelencia de su fabricación").

Jules Jurgensen (nieto de Jules Jurgensen, maestro relojero de Dinamarca, Jules se radicó en Suiza y en 1836 fundó su propia compañía en Le Locle, donde produjo muchos relojes finos. "La exposición [de sus piezas] abarca unos sesenta relojes de una fuerte y bella factura, de una misma excelente calidad. El tipo de la mayor parte de sus piezas es norteamericano")

Georges Favre-Jacot & Cie.
(fundador de la manufactura de relojes Zenith en 1865; Medalla de Oro en Ginebra 1896. Presentó, entre otras piezas, "una serie de calibres Zenith terminados, de 10 a 19 líneas, construídas enteramente en las usinas de Les Billodes, de una muy bella factura. [...] Dentro de las más bellas obras de arte realizadas por los fabricantes suizos de relojería, conviene citar en primer lugar tres cajas de oro decoradas a partir de diseños de Mucha, el artista parisiense más en boga actualmente en decoraciones modernas, y que ha dado, únicamente a esta casa, autorización especial de reproducir sus obras")

Colectividad de fabricantes de relojería, de La Chaux-de-Fonds. Cincuenta casas relojeras agrupadas en colectividad impersonal, expusieron un millar de relojes diversos en representación de los productos relojeros fabricados en La Chaux-de-Fonds; Ch. Mincieux, el redactor de La Fédération Horlogère Suisse, menciona las casas siguientes: Irénée Aubry (relojes de dama con esferas artísticamente esmaltadas), Blum & frères Meyer (cronómetros y piezas complicadas), Bourquin & Kenel (relojes sabonetas y lèpines de 14 y 18K para damas y caballeros, en tipos para Rusia, para Alemania y para Escandinavia), Joseph Bloch (repeticiones, cronógrafos y piezas complicadas), G. Braillard (relojes decorados con todos los recursos ornamentales: cincel, repujado, joyería y esmalte), Hijos de A. Braunschweig (un cartón de cronómetros, todos provistos de su boletín de observatorio; piezas clásicas realzadas con números en relieve cincelados, de hermoso trabajo), Courvoisier frères (varios tipos de relojes, algunos en cajas damasquinadas -tipo España-, interesantes), la casa Ditisheim (Arthur Didisheim, con relojes de plata repujada -esfinge, náyade, odalisca, quimera- y relojes de oro, plata y acero de la marca Exact; L. A. & J. Ditesheim, con cronómetros de oro y relojes para dama de excelente estilo; Ditisheim & Co., con autómatas en oro cincelado; Paul Ditisheim, con cronómetros y algunas piezas fantasía para dama), Moïse Dreyfuss (relojes pulsera), F. & P. Dreyfuss (bonitos relojes para dama en plata, algunos damasquinados y nielados de calidad), Dubois-Peseux (hermosos relojes de oro para hombre, de gran factura y cajas clásicas, y bonitos relojes para dama con decoración floral interesante), Ducommun y Goering (serie de once líneas cilindro, oro, para Alemania), Eigeldinger (expuso "colosos" con esferas laminadas, con o sin quantiéme y fase lunar), C. E. Fath (relojes para dama con esmaltes finos), Gigon (relojes para dama: una orquídea admirable de esmalte resaltado de piedras preciosas, una margarita con pétalos delicados en torno a un centro de brillantes bien engastados, una bonita tortuga en esmalte y joyería bien dibujada), Girard-Perregaux & Cie. (relojes muy bellos, cronómetros de tres puentes, calibres artísticos excelentemente grabados con buril), Gindral-Delachaux (relojes ocho días con fases lunares, en diferentes formatos y tipos, especialidad de la casa), Gander (algunas piezas decoradas con esmaltes bonitos y grabados, tipo corriente), Grosjean & Cie. (16 relojes en tres tamaños diferentes, 19, 14 y 12 líneas; movimientos de calidad y de una factura irreprochable; cajas de oro tipo Luis XV y Luis XVI de formas sencillas pero distinguidas), Grumbach (relojes bonitos para dama con movimientos complicados de gran interés), Haecker (dos relojes de oro cincelados, flor sobre fondo esmaltado), Hasler (varios relojes para hombre muy bien hechos, entre ellos un hermoso cronógrafo quantième, fase lunar), Hemmeler (modelos españoles, cajas con incrustaciones, tipos Roskopf y una esfera de plata con números de oro dentro de cartuchos Luis XV de bello aspecto), Achille Hirsch (numerosos tipos corrientes para todos los países, remontoirs huit jours bien ejecutados y un modelo con seis esferas con horarios de diferentes países), Inauen (varios calibres tipo Glashütte y piezas complicadas), Ingold Schüpfer (bonitos decorados de relojes para dama, paisajes finamente bosquejados, y algunos tipos corrientes), Gérold Jeanneret (una repetición de doce líneas excesivamente elaborada; catorce líneas de gran sonería, piezas más grandes, complicadas, de una soberbia ejecución), Jeanneret & Gogler (tiene el récord de la pequeñez con un cinco líneas encantador; un seis líneas que amerita una mención parecida, y bellos cronómetros), Jerger frères (tienen el récord del gran tamaño con un enorme coloso, del cual adjuntan varios modelos de relojes ocho días, entre ellos algunos con quantièmes), Mme. Vve. Henri Leuba (bonitos relojes para dama, destinados a Rusia), Arthur Lebet & Cie. (selección de buenos relojes, de los cuales las piezas más atrayentes son los de 11 líneas 3/4, excelentes), I. & J. Meylan (varios relojes de calidad, de los cuales tres repeticiones con y sin cronógrafo, en cajas de plata de buena cinceladura), A. Marchand-Matthey (un bello reloj para hombre y piezas para dama de no menos loable ejecución), Nicolet fils & Cie. (cronógrafos de 14 líneas, cajas de plata, algunos relojes de 19 líneas), Fils de R. Picard (cronógrafos de repetición, calendario y fases de la Luna, saboneta, de oro y relojes para dama, todo con decoraciones extrañas: una bacante moderna coronada de pámpanos, mientras un dragón muy moderno opone la severidad de su relieve a la de una reina medio vieja), James Richard (diversos modelos de excelente fabricación), Léon-N. Robert (13 relojes de bella apariencia, de tipo inglés, con rueda de áncora de dientes agudos; seis de esas piezas, cronómetros provistos de boletines de observatorio), Louis Rozat (especialidad: remontoirs 8 días para hombres, de excelente calidad), P. Sandoz & Cie. (varias piezas bonitas), Sandoz & Breitmeyer (más diversificado que el anterior, relojes de grabados artísticos, de doce horas y de horas decimales; algunos bonitos relojes para dama, de oro, y un cartón de excelentes movimientos puestos en círculo), Sandoz-Boucherin (rico en especialidades, como los relojes tipo francés con doble vuelta de horas, cifras romanas y árabes, cifras romanas y turcas, segundero central, un reloj de esferas de doce y veinticuatro horas que se suceden automáticamente, en fin, el reloj llamado "Globe" que dá las horas de todas las partes del mundo), Steinbrunner (algunas buenas piezas, de las cuales, una minúscula, muy fantasiosa, para dama, con balance visible; un reloj châtelaine un poco tipo cometa, en esmalte azul sembrado de brillantes y con broche de lo mismo), R. Steuer (seis cronógrafos-compteur bien hechos y algunos relojes sencillos de plata), M. A, Vuille (cronómetros de una factura digna de elogios, de buen gusto clásico; de once piezas, cinco son de calibre especial, níquel, tres platinas superpuestas, la tercera recortada; "con M. A, Vuille estamos dentro de relojería muy seria"), Weill & Cie. ("un soberbio cronógrafo ratrapante, con repetición de minutos, calendario perpetuo y fases lunares, de una ejecución irreprochable"), Maurice Woog ("muy bonitos esmaltes, no menos bonitas cinceladuras, de engaste gracioso y centelleante, como una estrella en rosa sobre fondo de oro mate, como una Venus conducida por el Amor, esmalte delicado que, hecho pendiente, la balancea, un encantador regalo para una joven hija; un trébol cincelado en una roseta estilizada, de un gran modernismo, muy agradable"), Weber & Dubois (relojes interesantes, de buena factura, piezas de oro, plata cincelada, acero y niel muy esmeradas), Wille, Schmid & Cie. ("sólo ellos representan aquí el verdadero Roskopf, en una gran variedad de estilos y de formatos, entre los cuales se destacan particularmente dos semi-descubiertos octogonales, el uno grabado, el otro damasquinado con buen gusto. Un segundero al centro en un lèpine nielado de bonito aspecto"), Zumkehr-Montandon ("je note quelques montres ancre, d'une bonne facture").

Paul Ditisheim, La Chaux-de-Fonds (de acuerdo con el aviso que Paul Ditisheim publicaba en La Fédération Horlogère Suisse, fabricaba, "en todos los tamaños, relojes de bolsillo de cilindro o de áncora; relojes de precisión acompañados de boletines de marcha de tres clases de observatorio; relojes fantasía y, especialmente, la pieza miniatura desde 4''', decorada en grabado, cincelada, con piedras finas y todas las combinaciones de esmalte, nuevos modelos de châtelaine para cada estación [del año]; gemelos, anillos y todas las aplicaciones de la relojería en joyería; relojes abombados para brazaletes; pequeñas piezas en caja en bruto, listas para ser decoradas. En el aviso indica sus premios que le habían otorgado: Medalla de Oro en Ginebra 1896; Fuera de concurso y Jurado internacional en Bruselas 1897, y otros premios. En París 1900 presentó, entre otras piezas interesantes, un anillo con un movimiento de tres líneas y un brazalete de Limoges con un reloj de cuatro líneas decorado por Millenet con La toilette de Vénus).

Exposición colectiva de relojería ginebrina. Participaron en ella A. Brédillard (en París 1900 presentó cronómetros y complicaciones, relojes minúsculos, un anillo con un movimiento de cinco líneas...; a principios del siglo XX diseñó movimientos de relojes para la casa Cartier), Jaquet (casa fundada en 1738 por Pierre Jaquet Droz, quien marcó el refinamiento estético de sus creaciones asombrosas y fue el primero en instalar, junto con su hijo Henry-Louis, su manufactura en Ginebra), Ulysse Montandon-Robert (manufactura de relojes de precisión. "Su pieza de resistencia [en París 1900]: un cronómetro, repetición de minutos, calendario perpetuo y fases lunares, cronógrafo-compteur, cuya saboneta estaba enteramente engastado de brillantes, con una gema enorme en el centro; este lujoso 22 líneas vale 22... ¡billetes de mil!"), Marc Plojoux (relojería de precisión, relojes complicados; recibió dos premios en la Exposición universal de París en 1878 y Medalla de Oro en 1880. Mincieux destaca "las flores repujadas y cinceladas, de un gran idealismo; sus relieves se armonizan con la paleta maestra de pátina de metal precioso: tales son los ramos florales, oro, plata y cálices de rosas sobre un fondo de esmalte; un paisaje de un cincelado extremadamente fino, con semejante ramillete; una esfinge muy bien puesta es así un bello motivo... de admiración"), Redard & fils (casa fundada en Ginebra en 1844; fabricantes de relojería, cronómetros de bolsillo, relojes de precisión sencillos y complicados y relojes colgantes como dijes. En París 1900 presentó "una colección de relojes complicados extraplanos de bello aspecto y de una ejecución muy distinguida"), E. Wirth (sucesor de J. E. Dufour & Cie., relojería de precisión en Ginebra; presente en la Exposición universal de Chicago en 1893, con relojes de dama, relojes-joya en forma de flor, de escarabajo, mosca, hojarasca, relojes-bola, relojes-anillo y los primeros relojes-brazaletes, de acuerdo con WorldTempus. Estuvo presente en la Exposición nacional de Ginebra en 1896. Mincieux destaca que "l'art nouveau se expresa en muy bellas obras aquí, perfiles de mujer de una gran belleza, flores de una gracia toda... perfumada; muy moderno y de un estilo personal"), Zentler frères (la marca fue registrada en Ginebra en 1850, de acuerdo con Mikrolisk. Dufour & Zentler Frères, mencionados en Ginebra en 1862 y 1870, fabricaron relojes en particular para España y América del Sur. Combinaron relojes de oro y de plata, ordinarios y de calidad, cronómetros, remontoirs por pendiente, relojes de áncora, dúplex y de cilindro, relojes fantasía, joyería y relojes-joya. Primer Premio en 1885 en el Concurso de Cronometría del Observatorio de Ginebra, Medalla de Oro en la Exposición universal de París de 1889, presente en la Exposición universal de Chicago en 1893 con relojes complicados y de relojes de precisión; múltiples premios en los Concursos de Cronometría de Ginebra; en París 1900 presentó "un cronógrafo rattapante con calendario perpetuo y fases lunares y dos cronómetros de calendario en la esfera con un indicador de remontaje; algunos grabados y cincelaturas en oro introducen un poco de diversidad entre cajas y sabonetas sencillas, que son generalmente más apreciadas por los aficionados a la Cronometría").

Jules Monard, Ginebra (fabricante de movimientos de precisión, repetición de minutos para el mercado norteamericano. Calibres patentados. Medalla de Oro en la Exposición nacional de Ginebra en 1896. Marca ginebrina registrada el 15 de enero de 1896. Dice Mincieux de la muestra de Monard en París 1900: "Son, en su mayoría, relojes para América, muy sencillos, lo que no quiere decir que sean menos distinguidos, por el contrario, hechos con la conciencia y el saber por los que goza allá de un renombre bien justificado. [...] El reloj, bien terminado, es el reloj que a un yankee le gusta consultar porque es la regla, la guía, el maestro, el ordenador de la puntualidad estricta del hombre de negocios [...] Dos cartones de movimientos están expuestos, alternando sabonetas y lèpines, para permitir al visitante perseguir en todos los detalles la ejecución de los movimientos, escapes de áncora y de báscula, calibres pistolete o de platina tres cuartos, piezas sueltas en níquel pulido, en los que la minucia de la ejecución fueron justamente apreciados por un Jurado competente en la materia").

Louis Brandt & frère, Bienne ("La exposición de los señores Brandt & frère fue factor importante del éxito de la sección suiza de relojería [en la Exposición de París de 1900]; con mayor razón constituye un triunfo para el reloj Omega", comentó Mincieux en La Fédération Horlogère Suisse del 18 de octubre. Louis Brandt & frère crearon, registraron y produjeron muchas marcas en su fábrica, algunas de las cuales permiten inferir los mercados a los que estaban dirigidas; estas son algunas de ellas: Brazileira -1887-; Cosmopolite y Club Alpin -1892-; Luxor, El Gringo y Fonógrafo -1893-; Koh-I-Noor, el famoso diamante de la India, de 105 quilates, que perteneció a gobernantes hindúes, mogoles, persas, afganos..., y finalmente forma parte de las Joyas de la Corona Británica desde 1877, cuando la reina Victoria fue proclamada emperatriz de la India -1899-; Oregon -1899-; Oriente y Los Andes -1900-. La marca Omega fue registrada en 1897 y el uso de la letra griega omega como su distintivo, en 1894, 1897, 1898 y 1904).

Ernest Francillon & Cie., de Saint Imier (creador y fundador de la marca Longines. Murió el 3 de abril de 1900, antes de que se adjudicaran los premios de la Exposición universal de París. Dejando de lado el recuento que Mincieux hace de los cronómetros, relojes de precisión, relojes de lujo para damas y caballeros, que tomarían mucho espacio, sintetizaré los comentarios de la siguiente manera: "Los procedimientos mecánicos racionales, muy bien comprendidos, y el rigor matemático se aplican no solo a los cronómetros sino también al conjunto de la fabricación de los Longines; de este modo es posible obtener, incluso con relojes de bajo precio, una marcha excelente y garantizar un puesto de los más honorables a todos los productos de la casa. [...] Entre los modelos para el extranjero, destaco principalmente a Inglaterra, representada con un media saboneta [guichet] en esmalte rojo, de una factura especial; el tipo España, en acero damasquinado y oro, de una muy moderna ejecución; además, especímenes para Austria, Alemania, Italia, los Estados Unidos y las colonias, etc. [...] La alegoría se presta también a producir bellas obras: La Escultura, diosa en oro y rojo sobre una flor amarilla; El Triunfo de la electricidad, relieve acentuado con un hermoso vuelo, lo testimonian. En fin, señalaré una soberbia pieza clásica, de muy bello relieve, de una ejecución más bella aún: es La Fama consagrando el Triunfo universal del reloj Longines, [reloj conocido como La Renommée], motivo alegórico que salta vigorosamente de la vitrina con su gradación de oros de colores de efecto insuperable. Este triunfo la Longines bien lo tiene, y a pesar de la pérdida dolorosa del señor Francillon [muerto en abril, como dije] podemos afirmar que el renombre de esta marca seguirá en la conquista del mundo").

Hasta aquí los Grand Prix de la relojería suiza en París 1900. La lista de los galardonados constituye un buen catálogo de los mejores relojeros del país alpino en ese año, catálogo que se completará con los relojeros que fueron premiados con las medallas de oro, de plata y de bronce, y con las menciones honoríficas.

Tengan todos buenos días,

Jaime
 
Última edición:
GONG

GONG

Habitual
Sin verificar
  • #14
Hola de nuevo Jaime Salcedo

Casi cada vez que me conecto miro este hilo para ir avanzando en su lectura.

Como ya tengo comentado, los temas históricos no son lo mío, pero esto no quiere decir que no me interesen nada. Algo siempre hay y siempre surge alguna curiosidad que, aunque no me quite el sueño (caso del tema del sello de Longines), es bueno coemntarla si hay con quien.

Cuando sale algo así o similar suelo leerlo todo, muy poco a poco, ya que al no ser algo que me apasione como a otros, se me hace denso en muchos casos, además de no disponer del tiempo necesario para detenerme en profundidad.

Poco a poco te iré comentando algún detalle, si te parece bien. Hoy voy justito en tiempo, por ello ahora sólo te felicito por el hilo :clap: :worshippy: y te agradezco el esfuezo que estás haciendo con el mismo, ya que escribir todo esto tiene que costar lo suyo.

Con total seguridad, los verdaderos apasionados de estos temas, estén encantados con este hilo.

Seguimos en contacto.

Saludos.
 
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #15
Gracias por tu comentario, GONG. He disfrutado mucho leyendo los números de La Fédération Horlogère Suisse de 1900. Empecé tomando notas para mi uso particular pero pensé que tanta información interesante tendría interés en el foro.

Jaime Salcedo
 
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #16
10. La celebración de los premios de París 1900. Además de organizar un gran banquete con discurso y brindis, varios de los relojeros celebraron, cada uno a su manera, los premios que les fueron otorgados en la Exposición universal. No era para menos.

La más vistosa y perdurable fue producir relojes conmemorativos, como resultó ser La Renommée de Longines, y agregar las medallas y premios recibidos en los guardapolvos de los relojes de bolsillo.

Otra era mencionar los premios en los avisos que las fábricas relojeras publicaban en los periódicos. En particular, el Grand Prix pasó a ser timbre de distinción de la empresa galardonada.

En La Fédération Horlogère Suisse varias de las firmas más prestigiosas modificaron sus avisos publicitarios para incluir la participación de la empresa en la Exposición universal de París, primero, y luego para informar a los lectores que la casa había ganado un Gran Prix. Por ejemplo, Paul Ditisheim publicó durante varias semanas, antes del 30 de agosto de 1900, el anuncio siguiente:

Paul Ditisheim - Aviso antes del 30 de agosto de 1900.jpg


El 16 de septiembre (quizás desde antes) el anuncio se había modificado para incluir el premio:

Paul Ditisheim - Aviso del 16 de septiembre de 1900.jpg


Terminada la Exposición universal, modificó de nuevo su aviso a partir del 25 de noviembre, de la siguiente manera:

Paul Ditisheim - Aviso desde el 25 de noviembre de 1900.jpg


Otra casa relojera, Nardin, de prestigio ya reconocido, introdujo en sus anuncios publicitarios el nuevo Grand Prix recibido. Este era el discreto aviso que publicaba en La Fédération Horlogère Suisse:

Nardin - Aviso del 16 de agosto de 1900.jpg


Esta fue la modificación del aviso a partir del 30 de agosto:

Nardin - Aviso del 30 de agosto de 1900.jpg


He tratado de conservar los tamaños relativos de los avisos publicitarios y su presentación tipográfica.

Feliz día a todos,

Jaime
 
Última edición:
GONG

GONG

Habitual
Sin verificar
  • #17
De nada Jaime.

Te comprendo perfectamente y por lo poco que te conozco entiendo que "estás en tu salsa" al leer estos artículos. Te pasa como a mi cuando leo algo sobre mi principal y casi única afición, algo decaída últimamente, y que es el tema del tiempo.

Por su puesto que todo es muy interesante. Incluso para mi que no es un tema que me apasiona, lo estoy leyendo y con calma como te dije espero poder comentarte algunas cosillas (muy pocas porque con la información que das es suficiente ya para aclararme), pues con algunos de esos datos he recordado algunos detalles con respecto a ciertos relojes.

Un saludo.
 
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #18
Hola de nuevo, GONG:

La verdad, sí. Siento un placer voyerista en el estudio de la Historia (del mundo, de las ciudades, de los relojes) y encontrar las motivaciones implícitas en los actos humanos. Me fascinó el libro de Frances Yates sobre Giordano Bruno y la tradición hermética; me resultó revelador con sus consideraciones, indiscutibles ya, sobre el platonismo y el hermetismo como el ideario del Renacimiento, cuyo principal filósofo fue Marsilio Ficino, al servicio de los Médicis. Esto implicaba considerar la astrología como el sistema que movía el universo, es decir, el movimiento de los planetas y de las estrellas en el transcurso del tiempo. La definición clásica del tiempo como "la medida del movimiento" le quitaba al tiempo la sustancia que le asignamos hoy en día (creemos que el tiempo existe, aunque nos consta que la vida es un eterno presente, el pasado solo un recuerdo y el futuro una esperanza, como dice el pensamiento zen). Lo que cambia no es el tiempo sino el espacio, y si comparamos dos movimientos, el uno constante (el movimiento del Sol "alrededor" de la Tierra), el otro uno cualquiera, podemos formular sentencias como "tardé media hora en llegar a casa" o "nos vemos en tres días a la misma hora".

Si decimos "nos vemos en tres días a la misma hora" realmente estamos diciendo "cuando el Sol haya dado tres vueltas alrededor de la Tierra y se encuentre a la misma altura que tiene ahora sobre el horizonte", que es lo que se miraba en el astrolabio cuando se usaba para consultar la hora. El reloj mecánico fue un perfeccionamiento del mecanismo del astrolabio, como es sabido, y la división del día en horas, minutos y segundos permitió precisar "la altura del Sol sobre el horizonte", es decir, saber qué hora es. En un mundo sin relojes, como ha sido la mayor parte de la vida del hombre sobre la Tierra, la hora de una cita era más burda, por ejemplo, "a media mañana" o "antes del mediodía" o "la del alba sería cuando don Quijote salió de la venta" o "antes de que florecieran los olivos". La economía liberal exigió la mayor precisión en "la medida del movimiento" para poder coordinar los procesos industriales, lo que ocurrió en el siglo XIX con el desarrollo del cronómetro y de los relojes de precisión, tan admirados en la Exposición universal de París de 1900.

De allí a interesarme por los relojes, en particular por los relojes de bolsillo y los de pared, no hubo sino un paso. Ahora estoy atrapado por esos mecanismos diminutos e ingeniosos, tan apreciados que los de bolsillo los metían en cajas de oro y plata, tal vez para recordar que "el tiempo es oro".

Me admira la cantidad de relojes que has manejado y la memoria que tienes para recordar movimientos y calibres. Si alguien tiene una verdadera obsesión por el tiempo y por los mecanismos para medirlo, GONG es su nombre relojero. No has perdido el tiempo. No puedo siquiera imaginar lo que has especulado sobre el tiempo.

Feliz día, GONG.

Jaime
 
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #19
11. Las medallas de oro. Buenas noches. Aprovecho una descansada noche de sábado para continuar transcribiendo las noticias que La Fédération Horlogère Suisse dio a sus lectores sobre la premiación de la industria relojera suiza en la Exposición universal de París de 1900. La cosecha de medallas de oro en París 1900 fue asimismo abundante. Como he hecho hasta ahora, seguiré los comentarios del señor Mincieux en La Fédération Horlogère Suisse, resumiéndolos y traduciéndolos libremente.

Ganaron Medalla de oro:

Paul Buhré, Le Locle (Paul Buhré adquirió en 1874 una fábrica de relojes en Le Locle, en tanto que su padre, Carl Bure, se estableció en San Petersburgo en el año siguiente; antes de la muerte de su padre, a Paul Buhré le fue conferido el título de "Proveedor oficial de la Corte Imperial [rusa]", quizás por mediación de su padre. La Revolución Bolchevique puso fin a la fabricación de relojes para el mercado ruso en 1917. Buhré no tuvo herederos; después de su muerte la empresa fue vendida a Jean-Georges Pfund -suizo- y Paul Girard -francés-. En París 1900 presentó "modelos ejecutados para la armada rusa", sencillos, decorados en talla dulce "con representaciones de todas las armas y todos los uniformes militares eslavos, escenas cosacas"; así mismo, "cajas nieladas y dos o tres grabados en relieve, motivos renacimiento y quimeras bien trabajadas al buril". El lugar de honor de las vitrinas de Buhré estuvo reservado a los relojes fabricados para la familia imperial rusa; con humor malicioso comenta Mincieux: "Hay aquí toda una familia de águilas rusas, unas cinceladas, otras repujadas, otras más con apliques de joyería, sus alas cuajadas de brillantes, el escusón central formado de una gema más bella que las que la rodean, más brillante y más grande; los modelos para dama tienen los mismos motivos, un poco más pequeños. Muy artística es la aplicación de oro rojo sobre oro amarillo, que tuvo aquí un uso juicioso, y antes de retirarme de esta vitrina miro con interés un águila con las cinceladuras rellenas de esmalte negro, de aspecto delicado y fino").

Eugène Clément-Beurret, La Chaux-de-Fonds (escrito erróneamente Eugène Clémence-Beurret, de él dice Mincieux: "Esta casa presenta una vitrina organizada con gusto, en la que bonitos relojes para hombre, con los buenos movimientos patentados y depositados que se le conocen, conviven con relojes para dama en los cuales la fantasía es importante aporte al aspecto artístico y decorativo de la colección. Entre los primeros, conviene mencionar, sobre todo, la colección de relojes clásicos y extraplanos de gusto refinado, cuya elegancia se debe a las excelentes proporciones del calibre registrado de la casa [...]. La gran atracción aquí es el reloj-album ya conocido, cuyos múltiples fondos superpuestos están adornados con catorce fotografías de miembros de la familia real de Inglaterra. [Entre los relojes para dama] describiré en particular un cisne de oro cuyas entrañas encierran un lindo movimiento ovalado. Se abre el ala, las plumas de brillantes dejan ver una esfera minúscula mientras el ave nada en un mar de oro con olas de zafiros", y concluye: "Esta casa ciertamente ha seguido con éxito los progresos del siglo y la recompensa que ha obtenido está bien merecida").

Paul Sandoz & Cie., La Chaux-de-Fonds (según Mincieux, la atracción principal de la producción que presentó en París fue un reloj "uno de los más preciosos de la sección, estimado en la bonita cantidad de 15.000 francos, cuyo fondo, de esmalte rojo muy vivo, es todo arabesco, de grandes brillantes de la más bella agua; la decoración de esta pieza de museo comprende más de doscientos cincuenta piedras preciosas". También resalta "un pequeño reloj muy original, en forma de losange, al que me place encontrar alguna similitud con una cometa").

Droz & Cie., Sant Imier ("Esta casa, de antigua data, ha obtenido siempre en las exposiciones en las que ha participado numerosas muestras de alta estima; su renombre se sostiene bien aquí; su fabricación mecánica de relojes de áncora es excelente y resiste toda comparación posible; veo la mejor en un cierto número de cronómetros provistos de interesantes boletines de observatorio. Estas piezas, sabonetas y lèpines, tienen un aspecto muy distinguido y una factura de calidad". En cuanto a los relojes para dama que presentó, tenían "cajas de acero oxidado, muy cucas; otras, con forma ovalada -grains d'orge- de aspecto serio; un bello cartón de relojes con cajas de oro guilloché, grabado y cincelado, de gran variedad decorativa, siempre curiosas, siempre bien hechas, con flores y líneas trazadas por un buril hábil; destaco una pieza adornada con pequeños pajaritos muy lindos, fielmente grabados").

Société d´horlogerie de Porrentruy, en adelante, Dubail, Monnin, Frossard & Cie. ("Una de las más importantes fábricas de procesos mecánicos de nuestro país", dice el redactor de La Fédération Horlogère Suisse, presentó "piezas cuya buena ejecución y pulcro trabajo denotan bien la justa reputación de las marcas Étoil, Eros, Extra, Argus y Phénix, así como buenos movimientos de áncora y cilindro, patentes de esta casa que tiene numerosas sucursales en el extranjero, donde sus productos tienen mucha demanda [...]. Aparte de sus movimientos desmontados de sus cajas, resalto aquí los relojes curvos, los movimientos visibles, los diferentes calibres especiales, en diferentes formatos, las platinas tres cuartos, los calibres con guardapolvos, modelos que gozan de gran aceptación en Inglaterra. Entre los relojes decorados, los nielados son interesantes. Entrelazamientos de líneas graciosas de un diseño muy moderno; grabados sobre cajas de plata, estilo Luis XIV, XV y XVI de un buen sentido clásico; un esmalte en relieve que representa amorcillos agasajando a una ninfa, a mi modo de ver, es la pieza decorada más atractiva de esta vitrina. Aparte de esto, menciono todavía buenos grabados y reposiciones en plata vieja, además de los relojes para dama, un media saboneta de hombre, un buen surtido de piezas destinadas a Francia, Inglaterra, Alemania, Suecia, Italia, etc.").

L. Gironde, Ginebra ("Esta reputada casa reúne una selección de relojes civiles de oro para hombres y bellos cronómetros para Francia, Alemania e Inglaterra, de estilo clásico y de esmerada elaboración, de factura seria, con decoraciones de un poderoso encanto, de un arte muy personal y distinguido. Destaco las piezas complicadas extraplanas, sabonetas y lèpines, que tienen una expresión muy moderna, los numerosos boletines de afinación de primera clase en el observatorio de Ginebra; un cartón escogido entre los 23 cronómetros obtuvo el primer premio de este observatorio en 1899. Estas piezas son propiedad del señor Gironde, autor de un calibre especial muy apreciado. Las repeticiones para dama, minutos y cuartos de hora, no se han dejado de lado en este stand, donde admiro los catorce líneas bien terminados precedidos de un bello conjunto de relojes para dama, sencillos, de diferentes formatos esmerados por encima de las ocho líneas. Las vitrinas reservadas a los relojes de fantasía denotan en conjunto y en detalle un sentido bien entendido y sacan partido de todos los recursos que el art nouveau y la armonía de sus líneas ofrecen al gusto artístico").

Schild frères & Cie., de Granges, Soleure ("Esta fábrica, de procedimientos mecánicos, es el principal apoyo de la industria relojera de Soleure. La diversidad de productos de dicha fábrica está bien representada con una serie de calibres de diferentes tipos y formatos, que son propiedad de esta casa; las piezas sueltas -engranajes, tornillos, piñones, pivotes, ruedas de escape de áncora- de una ejecución que es de resaltar, componen la parte absolutamente técnica de esta exposición. Una serie de relojes para hombre, 18 y 19''', de factura sencilla y clásica, con líneas muy puras y estudiadas, logra impresionar. Son sabonetas, lèpines, medias sabonetas, cajas satinadas, milojas, óvalos, de una construcción que arranca los mayores elogios. Los mercados de destino de los relojes de Shild frères & Cie. están bien atendidos. Es así que para España encuentro bellos ribetes [galonés], con fondo ranurado de oro bien trabajado al buril; para Italia, niel y acero oxidado; para Austria, cajas con guilloché, tipo que se vuelve a tener para Alemania y Holanda; para Rusia, bonitos motivos como una carrera en trineo, de excelente grabado; para Inglaterra, medias sabonetas, en tanto que para Francia y Bélgica lèpines tipo Breguet o nielados de bonitos diseños. Entre los relojes para la dama, que ocupan la mayor parte del espacio en las vitrinas, destaco la bella ejecución de dos relojes châtelain de oro, de diez líneas, con cadenillas, obras sencillas de movimientos contorneados en las que los vidrios, tallados en punta de diamante, son muy originales").

Ch. Hahn & Cie., Landerson (fábrica de ébauches).

Société suisse de spiraux
, La Chaux-de-Fonds (espirales; según el aviso que publicaba en La Fédération Horlogère Suisse, fue fundada por 400 fabricantes de relojería y afinadores -regleurs- y tenía su sede en La Chaux-de-Fonds y fábricas en La Chaux-de-Fonds y Ginebra).

Müller & Cie.
, Soleure (piezas sueltas [détachées]).

Wagnon, Ami
, Ginebra (manecillas).

Emile Servet, Ginebra (cajas de reloj).

Réunion collective de mécaniciens, outils pour l'horlogerie, Couvet (herramienta para relojería; formaron parte de este colectivo Ulysse Borel-Ducommun; Edouard Brauen; Arnold Cavin; Emile Cornu; Ami Dubied; Auguste Jeanjaquet; Jeanmonod frères; J. Kopp; David-Louis Petitpierre; Gustave Petitpierre, y Eugène Vautravers & fils).

Hasta aquí las medallas de oro obtenidas. La industria relojera suiza logró consolidar su prestigio y primacía en la calidad de sus productos, pese a la dura competencia que las poderosas fábricas norteamericanas hacían sentir desde hacía ya varios lustros. Parte del éxito obtenido parece haber radicado en el conocimiento de las preferencias que los clientes manifestaban en cada país, y en haber dado gusto a sus espectativas. Pero también debió de jugar papel importante la renovación tecnológica para conseguir los niveles de eficiencia y competitividad necesarios para mantenerse en el mercado. Con todo, el esfuerzo que hicieron los relojeros suizos en este sentido, a partir de las exposiciones de París 1889 y Chicago 1893 tuvo que ser formidable y sistemático. Algo de ello se alcanza a barruntar en los temas gremiales, legales y económicos que continuamente publicaba La Fédération Horlogère Suisse para información de sus lectores.

Buenos días a todos,

Jaime
 
Última edición:
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #20
12. Las Medallas de plata.

Buenos días. Continúo con los premios que recibieron los fabricantes suizos de relojes de bolsillo en la Exposición universal de París de 1900, tal como los reseña La Fédération Horlogère Suisse, aunque en forma resumida.

Ganaron Medalla de Plata:

L. A. & J. Ditisheim, La Chaux-de-Fonds ("diferentes tipos de cronómetro «Sûreté» representados por una serie de diez y ocho piezas decoradas para simbolizar los países de exportación de esta fábrica. Cada uno de estos relojes está provisto de boletín de observatorio. Unos están ornados de escusones, otros de retratos de soberanos, en esmalte, pinturas ejecutadas muy concienzudamente. Sin querer enumerarlos todos, citaré entre ellos el reloj francés, en caja tricolor adornada de un número de oro cincelado; el león de Bélgica, relieve de oro sobre fondo de esmalte negro; Victoria de Inglaterra y la graciosa Guillermina de Holanda me parecen delicadamente fijadas por el pincel de un miniaturista de talento. Del mismo formato que este grupo veo una pieza de oro con perímetro de perlas, donde el cajista representa un tema de Watteau, pastor y perezoso [juego de palabras: berger et bergère] finamente tratados; siendo esta decoración para un reloj de hombre, me parece un poco delicada; pero es, parece, muy solicitada en China y dá una idea del gusto particular de ese país. La exposición de calibres especiales «Sûreté» y «Apogée» dá una buena idea de la fabricación de esta casa". De los relojes para dama hace Mincieux la descripción habitual de flores, piedras preciosas engastadas en las tapas, esmaltes, etc., y resalta que todas estas decoraciones fueron ejecutadas en La Chaux-de-Fonds, "tanto en los talleres de la plaza como en la clase de grabado de la Escuela de arte y reflejan los avances enormes que la metrópoli de relojería ha realizado en el ámbito del arte aplicado a la decoración de cajas de relojes").

Louis Chevallier, Ginebra ("en su sencillez, esta vitrina, obra de un trabajador emérito ayudado por colaboradores de gran saber y no menor modestia, tiene un aspecto interesante, de una gran distinción. Los aproximadamente 20 relojes que el Sr. Chevallier expone no pueden sintetizar la entidad productiva de este fabricante; no se puede no ponerlas en relación con los recursos de las grandes fábricas, las grandes casas, cuya preocupación no reside únicamente en lo que hace al movimiento del reloj, sino también, y sobre todo para algunos, en la decoración de éste. El señor Chevalier se ha abstenido de competir en el desarrollo relojero moderno, en el que el arte -la decoración- toma ventaja en algunos casos sobre la ciencia técnica y teórica del reloj de bolsillo. No se trata de alabar a unos y censurar a otros sino de expresar lo que creo haber sido el objetivo perseguido por el autor de la magnífica serie de cronómetros de oro cuya excelente factura admiro. Se trata de lèpines en los que los diferentes tipos, inglés, francés, estadounidenses, permanecen invariablemente en el ámbito de la Cronometría de bolsillo, clásica y seria. No repetiré las opiniones que acabo de emitir al examinar la hermosa serie de relojes para dama con los que el señor Chevallier completa su interesante exposición. Todas ellas son piezas de seis a doce líneas, muy seriamente trabajadas, de un aspecto que merece el mismo encomio, encerradas en lèpines, sabonetas y medias saboneta, de bella ejecución, sencillas y elegantes a la vez").

J. Dérobert, Ginebra (presentó "en excelentes condiciones la fabricación, por procedimientos mecánicos, de cajas de reloj en acero y enchapadas en oro sobre cobre o acero, con aplicaciones decorativas patentadas. Una parte, reservada a la retrospectiva de la fabricación, presenta una serie de cajas en bruto de diferentes tamaños y formas. La decoración comienza con un niel bien ejecutado y sabonetas y lèpines de acero oxidado, en fondos decorados con motivos diversos. Los deportes dominan: temas de caza, hípica y de ciclistas, generalmente bien trabajados al buril. Las cajas de relojes para dama también están diversificadas, de aspecto seductor, unas sencillas y clásicas, en contraste con otros modelos de una originalidad memorable, compensando bien eso que algunos podrían considerar una pesada carga de forma").

C. P. Etienne, Ginebra ("Una quincena de relojes de oro para hombre, varios provistos de sus boletines de observatorio, constituyen la parte clásica de la exposición del señor Etienne. Son de diecinueve y veinte líneas en cajas de oro, sabonetas y lèpines, bien ordenadas. Entre esta relojería de precisión hay unas pocas piezas complicadas; sin embargo, observo un reloj saboneta de oro, de repetición, de diecinueve líneas, de impecable factura, y un autómata de figuras muy elaborado que representa ángeles haciendo sonar las campanas a vueltas de brazo, es decir, siguiendo el curso de la hora. Este trabajo es notable. La parte más interesante de la exposición del Sr. Etienne está reservada a los cofrecitos con pájaros que cantan, de que ha hecho una especialidad suya y que están al alcance de todos los bolsillos").

Haas, Neveux & Cie., Ginebra (esta casa presentó en París 1900 desde cronómetros con boletín de observatorio hasta complicaciones extremas. Mincieux destaca "un reloj de repetición en minutos para dama, lèpine, de nueve líneas, decorado con pintura heráldica en esmalte, el diseño de cuyo movimiento, una maravilla, creo que es único en su género en los anales de la relojería. A un costado de esta joya sensacional disfruto con otras obras maestras, cronómetros con doble cronógrafo por completo independientes el uno del otro, y dos contadores -compteurs- a 30 segundos; un soberbio repetición a minutos, cronógrafo ratrapante contador con calendario perpetuo y fases lunares; esta bella pieza presenta la particularidad de tener doble vuelta de horas independientes la una de la otra. Entre otras piezas que menciona está "un reloj ¡simplemente plano!, de un espesor de cinco milímetros y medio, cronómetro, de 18 líneas". En cajas de reloj para hombre, "una en que se representa un león heráldico en calado de oro, hábilmente patinado, con un cuadrado asimismo en calado de oro de un tono diferente, que forma una ojiva gótica de un arte supremamente puro").

Jeanneret frères
, Saint Imier ("aparte de los sabonetas y lèpine sencillos, elegantes, sólidos, anoto con placer algunos grabados sobre oro o sobre plata de un bonito estilo: cajas finamente nieladas, temas de deporte y decoraciones ornamentales muy bien estudiadas. En plata repujada: una pieza de 17 líneas con escusón, circundada de hojas de olivo, de una factura muy interesante. Esta casa fabrica especialmente los cronógrafos marca Colombe, sistema patentado, en 13 líneas, sabonetas y lèpines, de muy buena factura; los contadores con marca Excelsior, bien conocidos, en varios formatos y en diversos modelos destinados a los diferentes países de exportación; y un reloj taquímetro, igualmente patentado, para los ferrocarriles, que indica, sin necesidad de cálculo, la velocidad de los trenes hasta... 600 kilómetros [por hora]; dudo que se construyan nunca locomotoras que anden a esa velocidad. Jeanneret fréres eran proveedores designados del ministerio de Ferrocarriles de Bélgica y obtuvo en una ocasión una medalla de oro en la exposición de Bruselas").

Fritz Moeri, Saint Imier ("Estas no son piezas de un fausto espléndido pero su tipo en todo es interesante; algunos modelos denotan una aplicación muy juiciosa, bien elaborada, de los numerosos medios decorativos que dan a veces un sello de real elegancia, de una cierta riqueza, al buen reloj que sale de los talleres de este fabricante distinguido. Veo algunos movimientos funcionando muy bien, cuya factura es muy digna de consideración: calibre con platina de tres cuartos, non-magnétique, patente Moeri, único calibre propiedad de esta fábrica").

Exposition collective des fabricants de Fleurier (relojes de bolsillo, esferas, manecillas y volantes). Participaron en esta exhibición F. Barbezat (esferas en metal cincelado y repujado, paillonné y damasquinado, o esmaltes de diferentes matices), Alph. Boichat & Cie. (relojes de modelos corrientes), Viuve Ed. Gueissaz, (relojes de cuerda a llave y remontoir, en formatos llamados chinos, con segundero en el centro), Léo Juvet (relojes para la China, engastados de perlas, dignos de mandarines de alto rango, con cajas decoradas en esmalte y representaciones de la caza del tigre y de la serpiente, a lomo de elefante), Kauffmann frères (su marca de fábrica, un león y un ancla; manecillas de todos los tipos y de cualquier dimensión), Ch.-Ed. Lardet (buenos relojes de oro para damas y caballeros, tipo español), Landry frères & Cie. (relojes para la China, de formatos diferentes, con segundero en el centro, grandes sabonetas de doble fondo, de plata, con esferas metálicas grabadas y cinceladas, con la carrura y la luneta enriquecidas con perlas; las llaves de estos relojes tambien lindamente decoradas), J.-F. Laffely (esferas de todo tipo y formato, para relojes sencillos o complicados), L.-A. Marchand & fils (relojes para hombre, cronómetros, cronógrafos-compteurs, repeticiones; relojes para dama tipo inglés), Melchior Keusch (manecillas diversas para péndulos y penduletas), E. Meystre (relojes de hombre de plata, metal y galonné), Vaucher-Ferrier (volantes Guillaume en acero-níquel, que la casa Nardin, entre otras, ha usado con éxito para su cronometría de marina y de bolsillo) y Zumstein Numa.

Société des fabriques de spiraux réunies, Neuchâtel (espirales. Desde espirales "lilliputiennes" para pequeños calibres, hata grandes espirales para cronómetros de marina y penduletas, espirales esféricas, espirales de palladium antimagnéticas y espirales cilíndricas).

Ecabert-Ziegler, Les Bois ("Las especialidades del Sr. Ecabert-Ziegler, cajas de relojes de plata y galoneadas; [para la exportación,] caja, fondo y carrura de plata con luneta galoneada y esfera paillonné con piedras preciosas, para Alemania; para Francia, modelos sencillos en plata y metal, tipo Breguet, muy plana; para España, caja muy fuerte, muy gruesa, con carrura ranurada; para Inglaterra, sabonetas y medias sabonetas modestas y serias; para Italia, el mismo tipo, con ventanilla bizarra recortada en rosetón; para la China y el Japón, grandes piezas muy sencillas y pulcras").

Paul Maerky, Ginebra (taller de grabado de cajas de reloj; iniciales grabadas en todos los tipos, en plata y acero; presentó un monograma de oro sobre fondo de plata, dos dragones cincelados, guardapolvos con indicaciones de todas clases, grabados heráldicos detallados y muy precisos, cuatro fondos de cajas de relojes para dama decorados en art nouveau con una maestría de primer orden).

W. J. Wyss fils, La Chaux-de-Fonds (esferas, esmaltes. "Un conjunto de esferas y de fondos de cajas de factura excelente, con decoración diferenciada, sea en el color, sea en los motivos; un fondo azul-rey, esmaltado, sembrado de flores de lis de oro, que sube aquí al trono entre sus congéneres, como un estandarte borbón; esferas de todos los matices y formatos, de brillos encantadores, de bellos reflejos, cubiertas de flores menudas, volutas, lazos, todas de delicada factura, rodeando el horario de motivos y cartuchos bien diseñados en los que todos los estilos se suceden, dejando el primer puesto al Luis XVI, por el cual el Sr. Wysse parece tener predilección; algunos esmaltes imitan el damasquinado a la perfección, arabescos de oro y de plata en fondos mate, generalmente oscuros o en negro, color que domina").

Boulanger & Maillart, Ginebra (esferas para relojes complicados, cronógrafos, cronógrafos-compteur; quantièmes simples, dobles o triples; quantièmes perpetuos, esferas de doble vuelta para doce y veinticuatro horas, esferas con indicaciones de remontaje o con epígrafe; esferas con centros adornados de pequeños paisajes suizos, grabados en negro, esmerados; esferas con juegos de cartas o fichas de dominó en vez de los números de las horas; esferas con alguna fotografía, esmaltados o paillonés con motivos florales. Presentó también en París 1900 esferas con una palmera y un creciente de Luna en oro sobre fondo azul, ramilletes de rosas, de tulipanes y orquídeas sobre fondos flameantes, trebolados de oro sobre fondo azul cielo, especialmente en relojes para dama; esferas rectangulares para penduletas con pequeñas pinturas de gracia exquisita, guirnaldas de flores que enmarcaban un amorcillo...).

Paul Méroz, Ginebra (esferas para relojes con complicaciones, como cronógrafos-compteur con quantièmes simples, dobles o triples, quantièmes perpetuos y fases lunares; esferas con dobles horarios, doce y veinticuatro horas; esferas con indicaciones barométricas o termométricas, indicadores de remontaje, de diferentes tipos; esferas de cronógrafos-compteur con indicación de medios segundos, todas muy esmeradamente hechas; en París 1900 presentó también una esfera de cifras góticas, esferas cuyos centros estaban formados por cartas geográficas de topografía fina, esferas con atributos masónicos en vez de los números de las horas, esferas con fotografías -entre ellas, un retrato del Papa, en colores-, esferas esmaltadas y paillonés, arcoiris de mil colores, esferas con fondos delicados de flores y hojas, o con motivos escultóricos delicadamente trazados; un pastor reposando en un bosquecillo de amables flores; amorcilllos en grisalla, reproduccion de algún crayon de Boucher o de Watteau).

Emile Leisenheimer, Ginebra (manecillas para piezas complicadas, como cronómetros con cronógrafo-compteur; manecillas esmeradamente hechas en oro, estilo Luis XV, en diferentes tonalidades; manecillas de pera, Breguet, olivas, husos, flores de lis, etc.).

Richardet frères, La Chaux-de-Fonds (manecillas para todo tipo de relojes, desde el más sencillo hasta el más complicado, tal como el cronógrafo con repetición y ratrapante, indicador de remontaje, etc. "Además de los modelos sencillos y corrientes, de fantasías, volutas Luis XIV y coquilles Luis XV, las agujas serpentinas hábilmente contorsionadas confirman que el «módern style» existe hasta en las agujas del reloj").

Alexandre Aeschimann fils, Fleurier (elipses de granate, piedras y contra-pivotes para relojes, brújulas, fonógrafos y aparatos eléctricos).

Viuve Henri Picard, La Chaux-de-Fonds ("Picard expone tres pequeñas máquinas muy bien construidas, tornos en acero, que forman parte de una colección muy variada de pequeñas herramientas y de productos para la relojería. Calibres de muelles de costado graduados para 1/5 de mm, de calibres verificados; calibres fijados con tornillos de relojería, de 1/10 de mm, creación de la casa; terraja de taladrar graduada en las mismas proporciones, pinzas y brucelles [?] de diferentes tamaños. En productos de relojería, colecciones de tornillos «Progress» calibrados en paso, cuerpo y cabeza, acabados y pulidos, listos para ser usados; manecillas de la misma marca, de acero y cobre dorado, de todos los tamaños; engranajes diversos, piezas para remontuar, ejes y cilindros, pivotes, leviers, muelles de costado, espirales, etc., que son la especialidad de esta casa de fornituras de relojería, una de las más importantes del mundo entero").

Les fils d'Ulysse Le Coultre, Sentier (fornituras. "Su participación en la sección Suiza consiste en una pequeña caja de cartón, con diversas piezas sueltas [détachés, 'de repuesto']; engranajes de bello acabado, piñones de todo tipo en varios tamaños, de una ejecución extra-esmerada, que el microscopio permite ver en detalle que son trabajados con una minucia y cuidado que despierta la admiración de los técnicos que se paran delante de esta vitrina").

A. Lugrin, Orient de l'Orbe ("La exposición del Sr. Lugrin constituye es una de las más hermosas y más interesantes vitrinas de la sección suiza de relojería. La buena reputación de que goza la fábrica mecánica, muy cuidadosa -se dedican en particular a producir piezas complicadas de una factura excelente-, se traduce aquí en una presentación de las más encomiables, incluidos todos los grados, racionalmente dispuestos, que hacen recorrer al visitante interesado por la construcción completa de los relojes de Sr. Lugrin, propietario de varias calibres depositados -12 patentes-. Una importante colección de ébauches que lleva gradualmente al acabado -calibres de diferentes formatos- es de permanente interés porque siempre se realiza con cuidado y con el sentido relojero distinguido que hace honor a la producción suiza en general, y especialmente a la producción vaudoise).

S. Lambert, Granges, Soleure (constructor de máquinas para relojería. "Diversas máquinas de perforar, de sistema americano perfeccionado por la técnica que el Sr. Lambert domina; máquinas de tres cilindros; máquinas para engastar, con dos mecanismos de medición, el uno para el grosor de las piedras, el otro para su diámetro, que permite producir piezas de precisión y facilita su implantación; fresadoras, una vertical para movimiento ligne droite o circular, la otra destinada a hacer las entradas y los pasos a los puentes de barriletes y a la platina del reloj para alojar el piñón de remotuar; perforadoras de fricción, un pequeño torno empleado en la perforación de orificios para pivotes; un torno revolver de tornear y arbolar los barriletes; un torno empleado para excavar las cavidades [noyures] practicadas en las platinas y los puentes para recibir los engranajes [...]").

Admira aquí la nobleza con que Mincieux, el comentarista de La Fédération Horlogère Suisse, explica la renuncia voluntaria del emérito señor Louis Chevallier a dejarse tentar de decorar sus relojes, para centrar, en cambio, su atención en los complejos mecanismos de precisión, y el elogio que hace de la elegancia de los sencillos relojes para dama que fabricaba. En medio de la frivolidad artística dominante a finales del siglo XIX, Chevallier parece recordarles, a relojeros y clientes, que lo importante en un reloj es su mecanismo y el cuidado y esmero con que se lo fabrique.

También es evidente en los textos de Mincieux que el debate sobre el arte nuevo, art nouveau, modern style, Jugendstil o modernismo, que cada vez se imponía con más fuerza y que se encontraba ya "hasta en las manecillas del reloj", contra la tendencia general general de la ornamentación de los relojes con temas y motivos rococó.

Feliz tarde para todos,

Jaime
 
Última edición:
GONG

GONG

Habitual
Sin verificar
  • #21
Hola Jaime

Es un placer leerte y más hablando de este tema. Eres todo un entendido y es como leer una enciclopedia, pero mucho más ameno. Has hecho un resumen excelente del concepto de tiempo como magnitud física que es, parte que me gusta, aunque me resulte más ameno y curioso el leer lo que era el tiempo o como lo entnedían y demás para nuestros antepasados de todas las culturas, sus calendarios, como lo medían, etc etc

En efecto he manejado muchos relojes en muy corto espacio de tiempo, casi siempre por tener nuevas experiencias con distintos relojes, muchas veces con calibres incluso repetidos. Esta experiencia te va dando algunos detalles, aunque a veces, muchas veces, no lo sea todo. Por lo demás te puedo asegurar que no es una obsesión, sino el simple placer de curiosear y asombrarme con lo que el ser humano hizo con respecto al concepto de tiempo desde sus orígenes, aspecto en el que los relojes también tienen su papel especial. Poco tiempo es el que dispongo para estos menesteres, pero procuro en los ratos que voy sacando curiosear sobre el tema del tiempo no con afán de estudios profundos ni cosas parecidas, sino con el de disfrutar, asombarme, curiosear en fin... y en cuanto a los relojes, mis mejores momentos para dedicarles es el poder llevar cada día alguno para disfrutarlo "a mi manera". Otros los disfrutan de otras formas igual de maravillosas, las cuales admiro todas y me alegra siempre que alguien, muchas veces con importantes esfuerzos, los cuide y conserve o pueda recuperar o "volver a la vida" alguna de estas máquinas antiguas de medir el tiempo, por sencillas que sean, para que vuelvan a cumplir su función para la que fueron creadas.

Tampoco he perdido el tiempo como bien dices. Soy de la idea de que nunca se pierde, se aprovecha mejor o peor para según quien, pero perder nunca se pierde.

Feliz día para ti también.
 
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #22
13. Medallas de bronce. Buenas noches. Los frabricantes de relojes y de partes de relojes que fueron premiados con medalla de bronce en la Exposición universal de París de 1900 fueron, de acuerdo con los comentarios del señor Mincieux en La Fédération Horlogère Suisse, fabricantes cuyo trabajo, en todos, era excelente, al punto que uno piensa que algunos bien habrían podido ganar medalla de plata. Es el caso, pienso yo, de A. Bornand, de Montreux, que llevó un movimiento activado por la combinación del muelle motor y un motor acumulador que se remontaba por el primero, y que gozaba de patente suiza. Los jueces en su sabiduría hicieron la premiación que consideraron justa y proporcionada a los méritos de cada uno.



Ganaron Medalla de Bronce:

A. Dubied & Cie.
, Saint Imier ("especializados en relojes de 8 a 11 líneas, su producción da lugar a una exposición casi exclusivamente reservada al bello sexo. Dubied & Cie. se dedican, con mucho éxito, a fabricar un reloj cuyo movimiento extra fino va en cajas sencillas, cuyo clasicismo de forma, sabonetas y lèpines, es de una elegancia y una distinción destacable y apreciada. Algunas cajas, sobre todo lèpines, tienen resaltes de mediacañas Luis XV, seductoras y coquetas. En algún reloj, un dragón de dibujo impecable. Un reloj saboneta en oro mate, sencillo, encantador").

Arthur Graizely, La Ferrière ("relojes ocho días, sistema patentado; piezas en todos los estilos y tamaños, de tipo corriente bueno; al lado de lèpines sencillos de plata o acero oxidado, modelos para Inglaterra y para Francia con indicador de remontaje en la esfera; piezas de original decoración con esfera esmaltada o paillonné, en colores, con pequeños motivos lindamente trazados y con el volante visible". También señala Mincieux cajas nieladas muy demandadas en Bélgica, principalmente. Todos los relojes, de 10 a 17 líneas).

Association horlogère suisse, Bienne y Ginebra (cronómetros Alpina. "una serie de movimientos, de ébauches y finissages, de distintos tamaños y excelente factura; cada detalle, ejecutado con gran cuidado, le da renombre de precisión a la marca de cronómetros Alpina, bien conocida en el mundo de la relojería. La más bella pieza de esta vitrina, de encanto clásico, es un soberbio cronómetro tourbillon con escape de báscula, saboneta de 20 líneas, acompañado de un boletín de Primera clase del Observatorio de Neuchâtel").

J. J. Metton, Ginebra ("las dieciséis piezas que constituyen la participación del Sr. Metton en la sección suiza de relojería son todos de una bella ejecución clásica, de una gran rigidez de líneas, de movimientos muy concienzudamente establecidos; el Sr. Metton parece tener, en lo que concierne a relojes para hombre, marcada predilección por las piezas de gran formato, de aspecto sólido, en una palabra, señorial, sin tener que calcular, ni cerca de medio centímetro -perdón, quería decir un milímetro- el espesor de la caja de oro ni la altura del calibre. Este tipo es todavía preferido por muchos y en su simplicidad proporciona una impresión de riqueza, de lujo, que no dan ciertas piezas aplanadas a ultranza que son ¡el último grito de la moda relojera!" Metton presentó "varios cronómetros provistos de sus boletines del observatorio de Ginebra, cronógrafós-compteurs de 30 y 60 minutos, y complicaciones abordadas con éxito", para los mercados inglés y francés).

Rodolphe Uhlmann, Ginebra (presentó "no más de decena y media de bellos relojes de oro, de factura distinguida, tipos francés e inglés, especialmente, entre los cuales algunos extraplanos demuestran que este fabricante tiende a mantenerse dentro de la corriente, a veces caprichosa, de las exigencias modernas. Algunos cronómetros, sabonetas y lèpines, de aspecto serio, varios provistos de boletines de observatorio. Tres relojes para dama en caja de oro, de tipo sencillo, que no carecen de atractivo ni de admiradores, a pesar de las maravillas artísticas que se presentan en otras vitrinas").

P.-A. Joannot, Ginebra ("podómetros e hipodómetros de diferentes tipos, de factura esmerada o corriente, en cajas de plata, de galonné, de acero o de metal, la mayor parte destinados a Francia e Inglaterra -los unos en métros, los otros en yardas-; los podómetros registran distancias entre uno y cincuenta kilómetros; los hipodómetros registran, en general, longitudes mayores; otro instrumento indica a los alpinistas diferentes altitudes; para los turistas, una buena colección de brújulas").

A. Bornand, Montreux ("presenta un movimiento de demostración de una invención de la que es autor, recientemente patentada en Suiza. Esta invención presenta un gran atractivo de novedad, es la expresión del trabajo realizado, de investigaciones progresivas en la ciencia relojera. Está caracterizado por la combinación de un muelle motor usual con un motor acumulador y de piezas móviles intermediarias por medio de los cuales este último muelle es remontado por el primero. Este dispositivo motor es aplicable a todos los relojes y péndulos; un cronómetro de marina de modelo antiguo, también expuesto aquí, contine la misma aplicación").

Paul Perret, Fleurier (espirales en acero-níquel, muy esmeradamente hechas, tanto para piezas minúsculas como de gran tamaño, en numerosos formatos. Fue la primera fábrica montada para la puesta en práctica de las patentes Ch. Ed. Guillaume. "No puedo menos que desear a este debutante expositor larga vida y constante prosperidad; se merece lo uno y lo otro").

S. Blancard, Ginebra (juegos de manecillas de todas las formas y de todos los tipos, en oro y en acero).

L. A. Golay fils, Sentier ("piedras para relojería -como rubíes para pivotes y contrapivotes, etc.-, obras de una finura y de una ejecución loables, que gozan de excelente reputación". También presentó piedras para joyería).

Alexis Capt, Orien de l'Orbe (piezas sueltas para relojes y cronógrafos).

Usine de la Vièze, Monthey ("La usina de la Vièze es la única fábrica de relojes de péndulo que tenemos en Suiza; en este sentido merecía una mención especial; además, la construcción de estos artículos es de verdadero valor técnico, basada como está en los procesos de relojería más modernos").

Arnold Schumacher, St-Aubin ("medio centenar de fresas para máquinas de relojería, para todos los usos mecánicos, de todas las formas y de todos los tamaños: ruedas dentadas en bruto y finas utilizables en tornos diferentes, surtidos de pivotes y de barrenos. Una de las fábricas más recomentables en su tipo").



Los premios a los fabricantes de partes de reloj se ven también muy merecidos. Entre relojeros se debe de apreciar el aporte a la calidad de los relojes que estas piezas fabricadas por terceros garantizan, en particular, habida cuenta de la tradición suiza de fabricar las partes en distintos talleres, actividades que las grandes fábricas unificaron bajo un solo techo.

Un caso no está claro en la reseña del señor Minceux: el señor Arthur Graizely, de La Ferrière, presentó en la exposición "relojes ocho días, sistema patentado [...] con el volante visible". Se trata de los relojes Hebdomas, cuya patente compró Graizely a Irenée Aubry, poco después de 1889, año de la patente. En las consultas que he hecho se dice que Hebdomas era una casa relojera de La Chaux-de-Fonds (no de La Ferrière; quien era de La Ferrière era Graizely) y que en París 1900 ganó medalla de oro (no de bronce). En la marca cruciforme de los relojes Hebdomas las medallas no están diferenciadas en oro, plata o bronce. Solamente se indica Ginebra 1896, París 1900, Chicago 1902, Milán 1906, Bruselas 1910. De acuerdo con NAWCC, Graizely fundó la firma Graizely Frères y comenzó la producción. En 1915 la compañía fue fue reorganizada como Schild & Cie., y las patentes y marcas de fábrica fueron transferidas por Graizely & Cie.

Sin embargo, en La Fédération Horlogère Suisse del 27 de diciembre de 1900 y del 5 de enero de 1902 encuentro un aviso de "Montres Huit Jours / tous genres, toutes complications [o bien, tous genres, toutes grandeurs]", de Gindrat-Delachaux, de La Chaux-de-Fonds, que nadie menciona.

Feliz día a todos,

Jaime Salcedo
 
Última edición:
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #23
14. Menciones de Honor. La premiación de la Exposición universal de París 1900 termina con la lista de los relojeros suizos que fueron distinguidos con una Mención de Honor. Fueron ellos:


F. E. Roskopf, Ginebra (Se trata de Fritz-Edouard Roskopf, el hijo único de Georges Frédéric Roskopf, que tras los intentos de los hermanos Wille -a quienes Roskopf traspasó su empresa en 1873- de vetarle hasta el uso de su apellido como marca de los relojes que produjera, logró liberarse de esa absurda prohibición, así como de la imposibilidad de fabricar relojes del tipo creado por su padre en 1867. La Mención de Honor en París 1900 tiene el sabor de una rehabilitación de Fritz-Edouard Roskopf, quien había registrado finalmente su nombre como marca de fábrica en Ginebra en 1893. De hecho, cuando el periódico La Fédération Horlogère Suisse, decidió proponer como tema del 24° concurso anual que promovía el periódico el estudio del reloj Roskopf, que se publicó en 1914, el ganador del concurso, Eugène Buffat, maestro relojero de La Chaux-de-Fonds, mencionó a Fritz-Edouard Roskopf una y otra vez e ilustró el capítulo 6. La fabrication actuelle, con relojes de F. E. Roskopf exlusivamente, entre ellos el hermoso reloj modernista Véritable chemin de fer y el reloj conmemorativo del centenario del nacimiento de G. F. Roskopf, diseñados por el hijo del creador del reloj Proletario, o bajo su dirección, y con dibujos detallados de los calibres que fabricaba Fritz-Edouard Roskopf. El crítico que hacía los comentarios en La Fédération Horlogère Suisse sobre la Exposición de París 1900, el señor Mincieux, dijo de la Mención de Honor concedida a F. E. Roskopf lo siguiente: "Si bien el tipo Roskopf es conocido ahora por todos y apreciado porque cuenta con numerosos adeptos de la fabricación del reloj, tipo corriente, de bajo costo, la exposición de sus titulares no es menos interesante. No consta, evidentemente, de piezas de un lujo fastuoso, pero algunos modelos están decorados con atractivo sentido. De este tipo es un saboneta grande con la cruz federal en esmalte sobre una tapa, en tanto que sobre la otra, en esmalte también, reproduce la isla Rousseau, tan cara a los amigos de la villa de Calvino, o mejor, a los lectores de El contrato social y de las Cartas de la montaña, más aún cuando el calibre cincelado de esta misma pieza, una cruz de plata, bien trabajado asimismo al buril, conforma un objeto atractivo. Un reloj para dama, con la tapa grabada en ramajes, es también interesante; para damas destaco también medias sabonetas bien hechas. Los relojes para hombre son más numerosos y diferenciados, entre los cuales descuella un reloj de doble bisel con calendario y fases de la Luna; algunos segunderos en el centro señalan en este grupo de relojes las cajas de plata, de metal o galoneadas, la forma de los cuales generalmente traduce los tipos que produce esta fábrica". Para ganar su Mención de Honor, F. E. Roskopf, así como Wille, Schmid & Cie. para su Gran Prix, tuvieron que vestir al Proletario como un dandi...; años antes, en la Exposición de París de 1867, G. F. Roskopf obtuvo Medalla de Bronce con su reloj mondo y lirondo. El fin de siècle no estaba para para premiar relojes bon marché).

Isaac Grasset & Cie., Ginebra ("expone un cartón de seis relojes de plata para hombre, en los cuales todos los movimientos son visibles, e impresionan al visitante por su aspecto, un poco extraño a primera vista: se inquieta uno por un reloj en el cual la ejecución está reducida a su más simple expresión. El aparato de barrilete y de remontuar, que ocupan en otros movimientos un gran espacio en la platina, ha desaparecido y ha sido remplazado por un muelle cilíndrico, visible, situado sobre el mismo eje que la corona, remontuado por ésta y actuando directamente sobre el piñón del centro; el inventor de este ingenioso sistema ha podido eliminar algunas ruedas sin que la marcha del reloj sufriera de ninguna manera; lo creo así porque un cronómetro de oro, expuesto en esta misma vitrina, obtuvo boletín de Primera Clase en el Observatorio de Ginebra. Además, el novedoso muelle cilíndrico forma la parte fundamental de esta simplificación, que constituye, en la sección de relojería, una de las novedades interesantes, ha sido experimentado en el mecanismo del cronómetro con resultados notables. Sin explayarme en los detalles de estos relojes simplificados, considero que las obras de los señores Isaac Grasset & Cie. tendrán pronto sitio importante en el mercado relojero").

Alphonse Battiaz
, Ginebra (herramientas y limas).

Roussin & Mazuy
, Ginebra (cajas de relojes).

Brugger & Juvet, Travers (volantes).

Jules-Louis Rochat
, Le Pont (piezas sueltas).

Sauser, Jäggi & Cie.
, Soleure (tornillos y fornituras).


Es todo por hoy. Feliz fin de semana.

Jaime
 
Última edición:
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #24
15. Roskopf y los relojes tipo Roskopf en La Fédération Horlogère Suisse 1900. Buenas noches. La frase de Minceux al comentar la Mención de Honor otorgada a Fritz-Edouard Roskopf por el jurado de la Exposición universal de París 1900, a saber, "el tipo Roskopf es conocido ahora por todos y apreciado porque cuenta con numerosos adeptos de la fabricación del reloj, tipo corriente, de bajo costo" (La Fédération Horlogère Suisse, 16 de diciembre de 1900) nos lleva a los "numerosos adeptos de la fabricación del reloj". Pero no quiero salirme del tema del hilo, por lo cual me limitaré a hacer un inventario de los avisos publicados en La Fédération Horlogère Suisse por las factorías donde se fabricaban relojes Roskopf, Système Roskopf o genre Roskopf, completo, por partes o solamente algunas partes, en 1900. Traduzco libremente e indico entre paréntesis la fecha en que fue publicado el aviso, que no es la única, por supuesto: varios anuncios permanecieron sin modificación alguna durante todo el año y aún por varios años. Eventualmente me saldré del año 1900, si es pertinente, para ampliar algún aspecto interesante del tema.


EL VERDADERO ROSKOPF


Al reseñar el Grand Prix otorgado a la Colectividad de fabricantes de relojes de La Chaux-de-Fonds, el señor Mincieux presentó así la firma Wille, Schmid & Cie.
, que formaba parte de este colectivo: "Los señores Wille, Schmid & Cie. representan aquí, únicamente ellos, al verdadero Roskopf, en una gran variedad de tipos y formatos" (23/09/1900). También formaba parte del colectivo premiado el señor Hemmeler, que fabricaba, debe entenderse así, no el verdadero reloj Roskopf sino relojes tipo Roskopf (23/09/1900).

Los anuncios publicados por los fabricantes en La Fédération Horlogère Suisse son significativos de que el monopolio de Wille, Schmid & Cie. sobre el reloj Roskopf era más teórico que real, y que sus competidores tenían derecho, desde el punto de vista legal, a fabricar relojes tipo Roskopf o, lo que es lo mismo, relojes sistema Roskopf; de lo contrario, habrían sido perseguidos y castigados conforme a la ley. Sin embargo los fabricantes no siempre anunciaban en el periódico relojes tipo Roskopf o sistema Roskopf sino llanamente Roskopf. Vean si no:

Paul Saucy (Bienne, rue du Milieu 7) ofrecía relojes Roskopf en 14, 17, 19 y 21''', de calidad garantizada, en todos los tipos de cajas y a precios sin competencia para la misma calidad (01/02/1900). El aviso publicitario de Paul Saucy permaneció en el journal por mucho tiempo, con apenas cambios: "Roskopf de 14 a 21 líneas, todos los tipos de cajas, relojes automáticos, de áncora, lèpines y sabonetas" (29/05/1902). También ofrecía su propia marca, Salva, fina, de su propiedad, y fabricaba las marcas Necco y Messaggero.

Muy explícito era el anuncio de la fábrica de Jules Russbach. El aviso, de mediano tamaño, decía lo más o menos lo siguiente: "FÁBRICA DE RELOJERÍA / Genre Roskopf JULES RUSSBACH Genre Roskopf / 60, Rue du Parc CHAUX-DE-FONDS Rue du Parc, 60 / Especialidad: relojes tipo Roskopf, calidad garantizada, metal, acero, / plata, galonné, fantasía, fondos esmaltados, acuña temas, en 17, 18, / 19, 21 líneas, con o sin segunderos, lèpines o sabonetas y antimagnéticos / garantizados, afinados de 0 a 2 minutos en 24 horas. / Novedad: Reloj Roskopf extraplano"(01/02/1900). La verdadera novedad es que por ser extraplano dejaba de ser "tipo" Roskopf o "sistema" Roskopf y pasaba a ser llanamente reloj Roskopf extraplano. Los demás seguían siendo tipo Roskopf. Lo de "acuña temas" (frappes sujets) supongo que se refiere a la impresión por troquel de medallas y textos en los guardapolvos y marcas en los fondos.


MARCAS COMERCIALES

Algunas fábricas de relojes tipo Roskopf crearon una marca para comercializarlos, como es sabido. Una de ellas publicó este aviso en La Fédération Horlogère Suisse, en 1902: "Establecimiento de relojes de bolsillo / tipo Roskopf / calidad corriente / « C R E S C E N D O » / Patente / marca registrada, cualidad extra / P. Scheibenstock fils / en Locle" (06/07/1902, probablemente desde antes); Crescendo era la marca que ostentaba el reloj; fue registrada en Le Locle el 8 de febrero de 1902 (Mikrolisk). Otros crearon marcas que , aunque no llevaban la marca Roskopf en la esfera, el sello circular y los números arábigos, rojos, que indican los segundos sobre las horas en números romanos negros proclamaban a las claras la estirpe Roskopf del reloj: la firma R. Chatelain & Cie., de Tramelan, en Suiza, ofrecía relojes Roskopf "marca POSTALA PATENT, en 17, 18, 19, 21 y 24 líneas, de calidad garantizada y en todo tipo de cajas" (30/08/1900); su especialidad era el segundero en el centro, Patente 16028. La marca Postala fue registrada en Tramelan el 17 de junio de 1893 por Chatelain & Ducommun; de nuevo, el 8 de marzo de 1894, por Reynold Chatelain; en 1900 la marca y la patente pertenecían a R. Chatelain & Cie., y luego pasó a Numa Chatelain, antes de 1908, año en el cual se creó la marca Postala Watch Co. (Cfr. Mikrolisk). Study & Fils (Rue de la Serre, 12, La Chaux-de-Fonds) se anunciaba como una factoría para la "fabricación de relojes para todos los países" y resaltaba que su especialidad era el "reloj Système Roskopf perfectionné" en 17, 18, 19, 21 y 24''' (21/01/1900), pero pronto, desde el 10 de febrero, se anunció así: Study & Fils, relojería garantizada. Especialidad: el reloj Système Roskopf «Brodkropf» perfeccionado, de 17''' a 24''', surtido completo de lèpines y sabonetas, con o sin segundero pequeño o grande. Compra y venta de artículos corrientes tipos alemán y suizo" (10/02/1900); la marca Brodkropf había sido registrada el 25 de mayo de 1892 por Stüdi-Müriset & Cie., con un sello circular que tenía en el centro una estrella regular de cinco puntas de trazos curvos, inscrita en otra, lobulada, que recordaba el sello de Roskopf, y en el limbo del sello las palabras Brodkropf Regulator; este sello fue abandonado y remplazado por otro, totalmente diferente, registrado por Stüdi & fils en La Chaux-de-Fonds el 22 de agosto de 1898 y el 2 de febrero de 1902 (Mikrolisk). El reloj Censura que subí al foro hace varios meses no explicita que es un reloj Systéme Roskopf Patent 1a. (la marca Censura fue posteriormente registrada por Oris Watch Co. SA el 2 de octubre de 1928).


RELOJES TIPO ROSKOPF O DE SISTEMA ROSKOPF


El interés por los relojes de sistema Roskopf y la ambigüedad de la marca se prolongó varias décadas. La Fabrique d'Horlogerie de Meyer-Graber (Rue de la Paix, 85, La Chaux-de-Fonds) anunciaba su especialidad: relojes système Roskopf de 17,18, 19, 21 y 24 líneas con o sin segundero al centro. Esta casa hacía cajas de relojes en plata, metal, acero y fantasía "en todos los tipos" y tenía tres marcas: Horoscope, Mandolina y Sélection (23/09/1900). En 1915 Meyer-Graber se anunciaba así "Especialidad ROSKOPF finos / C. Meyer-Graber / LA CHAUX-DE-FONDS / Único propietario / de la marca / W. ROSSKOPF & Cie." (05/01/1915). Es de suponer que habría alguna diferencia entre los relojes Roskopf finos y los relojes W. Rosskopf, y que la diferencia sería en el aspecto exterior, convencional en los primeros y juvenil, de arte nuevo, los segundos. La firma W. Rosskopf fue registrada en La Chaux-de-Fonds el 15 de mayo de 1905, y C. Meyer-Graber registró la marca W. Rosskopf & Cie. el 26 de enero de 1907; Vittori & Cie. y Dolmy S. A. la registraron luegoel 5 de mayo de 1945 como W. Rosskopf y Cie., y el 5 de mayo de 1946 como Rosskopf W. & Co., siempre en La Chaux-de-Fonds (Cfr. Mikrolisk).

La ambigüedad Roskopf / genre Roskopf / Système Roskopf era frecuente y duró años. La firma Jura Watch Co., de Delémont, Suiza, presentaba sus productos así: "Manufactura de relojes Roskopf finos y ordinarios, para todos los países. La más grande producción de sabonetas electro y dorado simple, garantizados al ácido. Especialidad para América del Norte, América del Sur, Inglaterra y colonias. Continuas novedades" (10/01/1925).

Más frecuente es encontrar en los avisos en los cuales se ofrece hacer ébauches, volantes, manecillas y cajas de todo tipo, la mención simple y llana de Roskopf. La fábrica NEUKOMM & MONTANDON, de Saint Imier (Berna) y Granges (Soleure) ofrecía hacer enchapes de oro sobre cualquier metal, para relojería; pendientes, coronas y anillas de todos los tipos y cualquier ley, para todos los países de Europa y de ultramar; lunetas de oro sobre plata, soldadura de plata... Entre las especialidades de esta casa había una que nos interesa aquí: "Assortiments llamados Roskopf, en plata, acero o metal de alpaca, desde la calidad más fina hasta la calidad más corriente" (01/02/1900). Los hermanos Jeanneret, (Jeanneret frères), de La Chaux-de-Fonds (Rue de la Demoiselle 35) tenían una "Fábrica de assortiments de áncora y Roskopf" (01/02/1900). Fritz Grandjean, de Le Locle, anunciaba también su Fabrique d'Assortiments Roskopf en La Fédération Horlogère Suisse (28/06/1900).


LOS
FALSOS ROSKOPF

Con el tiempo, la costumbre y el vencimiento de patentes hicieron innecesarias estas distinciones. Un anónimo anunciante publicó este aviso: "Roskopf / A la venta, de inmediato, de 40 a 50.000 cuadrantes [esferas] esmaltadas, con pies, de 19 líneas" (17/01/1920). El coleccionismo ha revivido la cuestión de cuáles relojes Roskopf son auténticos y cuáles son imitaciones o falsificaciones. La evidencia es que se aplicaron las leyes de patentes y propiedad intelectual e industrial, y que los casos de falsificación son escasos. Un reloj fabricado según el sistema Roskopf y que reuniera los requisitos de ley en su fabricación y comercio era tan legítimo como los demás. De hecho, cuando no se reunieron las exigencias legales o se ignoraron del todo, se aplicaron las disposiciones legales sin contemplación, como se ve en el caso que dio a conocer el forista Claudio en el ForodeRelojes.Es el 24 de marzo del 2008, un documento del 14 de noviembre de 1895: "El infrascrito Richard Grumbach, fabricante de relojería en Pforzheim, Gran ducado de Baden, Alemania, declara y reconoce que con la finalidad de realizar competencia desleal depositó en Alemania, en 1893, en la oficina Imperial para la protección de las marcas de fábrica, dos marcas que llevaban, sin derecho, las palabras "Roskopf Patent", que actuando así, usurpó la marca comercial "Roskopf" a la cual no tiene ningún derecho, y la marca de fábrica "Roskopf Patent", propiedad exclusivas de las casas de relojería Hermanos Wille, sucesores de Roskopf, y Viuda de Charles Léon Schmid y Compañía, en la Chaux-de-Fonds, Suiza, que fijando dichas marcas sobre sus productos relojeros, y exponiéndolos para su venta, revestidos de estas marcas, cometió los delitos de falsificación y usurpación de nombre y de marca de fábrica, delitos previstos y castigados por el artículo 24, párrafos a, b y c de la ley suiza sobre las marcas de fábrica (
lostimage.jpg
). Evidentemente en algún momento los Hermanos Wille y la Viuda de Charles Léon Schmid y Compañía perdieron la propiedad exclusiva de dichas marcas o cedieron el derecho a otros fabricantes mediante el pago de regalías.



LOS TIPO ROSKOPF Y LOS SISTEMA ROSKOPF EN LOS ANUNCIOS

Pero la mayor parte de los anunciantes se cuidaban de llamar siempre "tipo Roskopf" y "sistema Roskopf" a los relojes que fabricaban con esas características:
Emile Sagne-Geiser (de Sonvillier) anunciaba su "Fábrica de relojes tipo Roskopf, en caja de acero, precios sin competencia. Especialidad en cajas de fantasía. Exportación" (01/02/1900). En 1902 Emile Sagne-Geiser había ampliado su oferta así (13/07/1902): "Fábrica de relojes sistema Roskopf, en acero, metal, fantasía galloné: plata. Especialidad: relojes Roskopf 19''' extraplanos, en acero, vidrio [dice verre, pero asumo que equivale a lèpin] caja lentille, negro y azul. Para exportación. E. SAGNE-GEISER / Sonvillier (Suiza)". Por su parte, Nathan Weil (18, Rue Leopold Robert, La Chaux-de-Fonds) anunciaba que hacía relojes "sistema Roskopf perfeccionado, patente suiza 15586" y "remontoir sistema Roskopf en 19 y 20''', lèpine y saboneta, con o sin segundero, en níquel, acero, plata y cajas de fantasía". También hacía "relojería para todos los países", piezas "a llave, de 19 y 20 líneas" así como "calibres especiales, registrados, para Inglaterra, Rusia, Turquía y la China" (01/02/1900).

Más fabricantes se interesaron en los relojes sistema Roskopf en esos años. Uno de ellos publicó el 3 de julio de 1902 (seguramente desde antes) el siguiente aviso: "L. SIRON / BRENETS (Suiza) / Fábrica de relojes de bolsillo / sistema Roskopf / Especialidad en tipos corrientes / — Usina eléctrica — / Fabricación / por procedimiento mecánico perfeccionado / Nuevos Relojes de bolsillo / Pisapapeles / Piezas de recambio. - Precios moderados". L. Siron era una casa relativamente nueva, fundada en 1886 (03/07/1902). Otro aviso del mes de julio de 1902 también anunciaba la "Fabricación de Relojería / L. BONSACK - CALAME, La Chaux-de-Fonds / Relojes sistema Roskopf de 19 y 21 líneas / CALIBRE ESPECIAL, el más perfeccionado, el más sencillo y el / más práctico: con la nueva RAQUETA PATENTE de muelles / sin tornillos. Esta raqueta facilita el retoque de ajuste visto su gran / desplazamiento sobre la media platina. / Gran facilidad de montaje. / Ajuste entre vertical y plano [¿horizontal?] / Intercambiabilidad. / Rue du Grenier 39".

Otra fábrica, esta vez de finissages (terminado y afinado del reloj) era la de AD. GIRARD, de Soleure, sucesor de E Girard, casa fundada en 1852. El aviso publicado el 15 de febrero enumera lo que hacía: "Remontoirs de todo tipo, de 12 3/4 a 32 líneas. Relojes especiales para el Japón. Tipos Roskopf de 19 y 21 líneas, con o sin segundero pequeño o grande. Piezas de cuerda por llave en todos los tipos, de 12 3/4 a 22 líneas. Relojes especiales para Inglaterra y las colonias" (15/02/1900).


La Maison Edmond Robert, de Besançon, Francia, no se sustrajo a la extraña fascinación que ejercía el nombre Roskopf por esos años; esta casa tenía una "Fábrica de Pendientes, Coronas y Anillas, en oro, plata, enchapado en oro, metal (alpaca) y acero, en todos los tipos y para todos los países; especialidad, assortiments de acero con coronas y anillas enchapadas en oro nuevo de 18 karats, y en assortiments de metal F.-F. Roskopf", que supongo que sea F. E. Roskopf (26/08/1900); la casa Edmond Robert, fundada en 1879 en Besançon, tenía una trayectoria importante en las exposiciones en las cuales había participado, con la cual se promocionaba: Besançon 1893, declarada fuera de concurso y miembro del Jurado; París 1889, Premier Medaille; París 1895, Medaille de Vermeil; París, Exposición 1900, Medalla de Oro. Por assortiment se entiende un conjunto de piezas que van ensambladas, como el assortiment de áncora, que incluye la rueda de escape, el áncora y el platillo, o el assortiment de la caja, que consta del pendiente, la corona y la anilla.


A algunos relojeros les iba mal o decidieron cambiar de negocio, y esto afectaba lo que producían para los relojes tipo Roskopf. Es lo que podría inferirse de este aviso: "ROSKOPF Se vende utillaje completo consistente en: calibres, troqueles, punteros [pointeurs, 'instrumentos que permiten localizar puntos según coordenadas rectangulares X y Y para barrenar los orificios de los pivotes' ], ingletes [angleurs], patentes, marcas de fábrica, más: piezas recortadas [découpages], ébauches, fornituras y cristales variados para la fabricación de relojes tipo Roskopf de 19 y 21 líneas. La Chaux-de-Fonds" (12/08/1900). Otras fábricas cerraron por disolución de la sociedad que las había creado: fue el caso de del anuncio de la venta de la fábrica de Kocher & Cie., por la disolución amigable de la sociedad; el utillaje que entraba en la venta permitía fabricar "ébauches y relojes completos, a razón de 250 a 300 diarios, de 20 calibres diferentes de buena aceptación, de cilindro o áncora, Roskopf, etc." (22/04/1900).


QUIÉN HACÍA LOS RELOJES TIPO ROSKOPF

Muchas de las fábricas que participaban en la hechura de relojes tipo Roskopf suministraban solamente algunas piezas, assortiments, ébauches, volantes, manecillas, esferas o cajas. La Société d'Horlogerie de Granges (Solcure), "fabrica de ebauches, terminación en todos los tipos y para todos los países por procedimientos mecánicos perfeccionados", hacía "piezas que funcionaban con llaves y remontoirs, lèpines y sabonetas, áncora y cilindro, de 11 a 24 líneas", y terminaciones; se anunciaba que sus especialidades eran "para Inglaterra, Rusia, Turquía, Japón, China y América, y los tipos Boston y Roskopf" (15/04/1900). En la Exposición universal de París de 1900 le fue otorgada medialla de oro a Ch. Hahn & Cie., de Landeron, fabricante de movimientos y ébauches en bruto o terminados de variados tipos, formatos y calidades, entre los cuales no podían faltar calibres tipo Roskopf (04/10/1900).
Algunas fábricas se especializaban en ébauches tipo Roskopf o se dedicaban exclusivamente a su fabricación. La Fédération Horlogère Suisse publicó este aviso en sus páginas: "Una fábrica de ébauches de tipos Roskopf patentados, capaz de producir dos gruesas por día, busca casas serias para la venta de sus productos" (11/10/1900). Otras se presentaban como especialistas en ébauches tipo Roskopf, que eran los únicos que fabricaban; era el caso de Ed. Kummer, que tenía Fabrique d'Ebauches en Bettlach, Soleure; en una ocasión, durante la crisis de venta de relojes de 1902, el señor Kummer publicó un anuncio que ocupaba media página, en el que señalaba que su especialidad era el Sistema Roskopf en 17, 19, 21 y 24''', sin segundero, con segundero pequeño o con segundero central, en calidad fina; que su producción diaria era 2.000 piezas "de Roskopf", y que su representante en La Chaux-de-Fonds era el señor Louis-Emile Jaquet; y durante varios días anexó a su anuncio habitual esta carta, que resumo: "De la mayor parte de nuestros clientes hemos recibido cartas en las cuales nos preguntan si es verdad que tenemos la intención de dejar de fabricar el tipo Roskopf. Declaramos que esta es una calumnia proveniente de nuestros competidores. La verdad es que aumentamos constantemente la producción de este tipo, que es nuestra especialidad desde hace muchos años. Nuestras instalaciones para la fabricación del tipo Roskopf, establecidas según las últimas mejoras, nos permiten suministrar productos de primera calidad a precios que desafían toda competencia" (03/07/1902).

Otras manufacturas que se dedicaban a la fabricación de ébauches diversos tenían cuidado de incluir la marca Roskopf dentro de sus especialidades. La Fabrique d'Ébauches de Sonceboz, sociedad anónima por acciones fundada en 1846, cuyo director era J. Perlet, cubría una amplia gama de relojes: "piezas de llave, remontoirs de todos los tipos, áncora y cilindro, de vidrio [lèpines] y sabonetas, sistemas a la vista o a media vista, cubrerrochetes, revólver, báscula, etc., etc., a puentes y platinas de 3/4; especialidades en todos los tipos para todos los países: Boston, Roskopf, segundero en el centro, etc." (06/07/1902 y anteriores).


Había fábricas que se dedicaban a producir assortiments, es decir, piezas ensambladas por funciones: escapes, trenes de ruedas, barriletes, que luego serían ensambladas entre sí para conformar el movimiento y el reloj completo en la casa que les había hecho el pedido. Fritz Grandjean, por ejemplo, estaba dedicado en Le Locle a producir "assortiments Roskopf" (03/07/1902).


En tales circunstancias se comprende el aviso de solicitud de empleo con el cual iniciamos este hilo: "Un relojero con buenas certificaciones, conocedor de la fabricación de ébauches así como del Roskopf, busca plaza estable o, en su defecto, como visitador de mecanismo de remontoir" (01/02/1900). También se entiende que hubiera demanda de relojeros con esas cualidades, como se pide en este aviso: "VISITEURS-TERMINEURS capaces y experimentados, bien al corriente de la pieza áncora, y principalmente del sistema Roskopf, se solicitan. Plazas estables y bien remuneradas. Envíe su oferta con pretenciones y certificación de moralidad bajo la contraseña J-5837-J a Haasenstein y Vogler, St-Imier" (10/07/1902). El visitador( visiteur ) es el obrero que verifica el estado de diversas piezas o la exactitud de un trabajo de ensamblaje de ciertos órganos, de acuerdo con el Dictionnaire professionnel illustré de l’horlogerie, © Fédération de l´industrie horlogère suisse FH 1961 - 2013).


Fábricas y talleres, suizos y franceses, proporcionaban piezas sueltas (parties détachées), o fornituras, y ébauches a las casas fabricantes de relojes Roskopf, tipo Roskopf y sistema Roskopf, por largos años. La casa A. Chatelain y herederos, fundada en 1848 en Doubs, Francia, fabricaba assortiments para cilindros de todo tipo, ruedas para relojes de áncora "tipos Boston, ordinario, Leschot, inglés, etc.", y tenía como especialidad "ruedas [engranajes] Roskopf" (17/05/1900). La Fábrica de volantes de G. Schneeberger, de Granges, Soleure, Suiza, se especializaba en volantes para relojes de bolsillo Roskopf (03/07/1902); también la Fábrica de volantes Wyss & Haechler, de la misma localidad, hacía volantes para relojes Roskopf, con una "producción normal de 80 gruesas por día", gracias a su equipamiento mecánico movido por energía eléctrica (10/07/1902). La Fabrique de Fournitures d'Horlogerie de V. Donzelot, en Porrentruy, que fabricaba balances, ejes de balances, ruedas, cilindros en bruto y pivotados, muelles de cuerda, manecillas de todo tipo, piedras finas (rubíes, granates), contrapivotes, etc., proveía escapes Roskopf, todo al por mayor (06/07/1902). También la Fábrica de tornillos y fornituras de relojería de Affentranger, Haas & Plattner, de Niederdorf, Suiza, hacía pivotes calibrados de escapes y áncoras para los Roskopf y ofrecía trabajo fino y precios moderados (03/07/1902). La fábrica de Gustave Sandoz, en Saint Martin, Val de Ruz, cantón de Neuchâtel, Suiza, ofrecía "buenos pivotes y engastes, con especialidad en engastes de áncora medianos y Roskopf, pivotes de ejes, tijas y piñones en series" (05/01/1915). La Fabrique de Ressortsde montresde Maladrie, en Asarrebourg, Lorena, en Francia, se especializaba en la "fabricación de muelles de relojes de bolsillo de todos los tipos: cilindro, áncora, Roskopf, Patent--Lever, muelles de péndolas y despertadores, para todos los países" (20/01/1920).


Si la fabricación del mecanismo de un modelo de reloj, como el tipo Roskopf, podía hacer mover muchas fábricas que proveían de partes a la manufactura final, el exterior del reloj hacía otro tanto. La Fabrique de Cadrans de A. Cosandier (Soleure, Suiza), "instalación moderna, casa fundada en 1889 con fuerza eléctrica", hacía esferas "con especialidad para relojes chinescos, Boston, japoneses y turcos, y [cómo no] Roskopf, en todos los tipos y marcas, finas y ordinarias" (29/05/1902). La fábrica de manecillas de reloj de la viuda de Eugène Monnot, en La Chaux-de-Fonds, que hacía las manecillas que se necesitaran, de tipos y diseños variados y a precios sin competencia, incluía en sus especialidades las manecillas Roskopf (05/04/1900). Ernest Struchen fabricaba pendientes, coronas y anillas de todos los tipos, con especialidad en surtidos tipo Roskopf (17/05/1900). La fábrica de cajas de reloj en plata, acero, metal y enchape de oro de Ed. Renfer, que se trasladó de Noiraigue a Fleurier y a Buttes, y que anunciaba una producción diaria de 2000 cajas, destaca en su anuncio (ilustrado con las fábricas de Buttes y de Fleurier) "gran fantasía en Roskopf", es decir, cajas de fantasía en forma y decoración, que debió de desarrollar o podría desarrollar en su fábrica para los relojes de tipo Roskopf; Renfer anunciaba usar las técnicas de dorado, oxidado, damasquinado, nielado, acuñación y grabado al punzón (24/07/1902). Por su parte, Jules Arnould, de St-Imier, Suiza, destaca en grandes letras en negrita su "especialidad en fondos de cajas de reloj" con "gran variedad de temas nuevos en pinturas, colores, mediograbados, sobre fotografías"; resalta también, de la misma manera, su "especialidad en el tipo Roskopf, caja de plata, acero y metal, etc." (04/02/1900).



COMERCIO Y EXPORTACIÓN DE LOS ROSKOPF


En varios avisos se puede constatar la constante apertura de nuevos mercados para los relojes tipo Roskopf. Este anuncio se refiere exclusivamente a solicitudes de exportación de estos relojes: "Système Roskopf. Se ruega a los fabricantes enviar sus precios actuales al señor Henri Fuchs, Zlin (Moravia)", que pone de presente que la exportación de relojes en Suiza pasaba por un buen momento (27/09/1900). Hermann Hirscovici, de Bucarest, Rumania, ofrecía "a los fabricantes de relojería de Suiza, contra pagos de contado, ser comprador de los relojes de bolsillo siguientes: de cilindro, remontoir, de plata, sabonetas de 13 líneas, 16 líneas y 18 líneas con guardapolvo metálico o guardapolvo de plata de 0,800 controlado; de áncora, remontoir, de plata, sabonetas de 16 y 18 líneas, con guardapolvo de plata de 0,800 controlado; de áncora, remontoir, de plata, sabonetas de 16 y 18 líneas Tulla (niel) con incrustaciones aplicadas; de áncora, remontoir, de níquel, acero y fantasía, «système Roskopf» de 19 líneas; de áncora, remontoir, de plata, saboneta de 19 líneas, «système Roskopf»; relojes de llave tipo turco, sabonetas de 18 a 20 líneas y guardapolvo metálico" (01/07/1900).


Un negocio curioso es el que proponía este anónimo anunciante: "Importante perfeccionamiento aportado a los relojes de Sistema Roskopf solicita patente registrada. Las fábricas de finissages y relojes hechos en grandes cantidades pueden obtener información por escrito bajo la contraseña O 6421 J en la agencia de publicidad Haasenstein & Vogler, La Chaux-de-Fonds" (24/07/1902).


De la misma manera se hacían solicitudes en el sentido contrario. Este aviso salió publicado varios días en La Fédération Horlogère Suisse: "Quien fabrique el movimiento tipo Roskopf en 17 líneas, con segundero central, escriba sus propuestas a Courvoisier frères, Chaux-de-Fonds" (23/09/1900).

No solo fabricar los relojes tipo Roskopf sino comerciarlos era muy atractivo: "Quien haga el reloj con segundero al centro tipo Roskopf, escriba sus propuestas bajo la contraseña Zc 2037 C a la agencia de publicidad Haasenstein & Vogler, La Chaux-de-Fonds" (21/06/1900). El mismo objeto tiene este otro anuncio: "Importante: Quien suministre el reloj 19''' con segundero, 935/1000, a la manera Roskopf, para las Indias, movimientos dorados, volante a la vista, escriba sus propuestas bajo la contraseña Qc 2315 G a la agencia de publicidad Haasenstein & Vogler, en la Chaux-de-Fonds" (22/07/1900); adviértase que la expresión francesa façon Roskopf no sólo significa "a la manera Roskopf" (WordReference.com) sino también "imitación Roskopf" (Dictionnaire professionnel illustré de l’horlogerie, © Fédération de l´industrie horlogère suisse FH 1961 - 2013), lo que da lugar a valoraciones diferentes.


Las condiciones del suministro de los relojes podían ser muy concretas, no sólo en los aspectos técnicos de la relojería, como se ve en este otro aviso: "ROSCOPF. ¿Quién puede suministrar Roskopf de acero, sin marca, antimagnéticos? Pago de contado. Propuestas al señor LOUIS MEYER, Avenida de Lamotte-Piquet 63, París" (11/10/1900).


Los tiempos cambiaron y unas cosas cambiaron con los tiempos, otras se mantuvieron tal cual y otras más perdieron importancia. En 1925 se publicó este anuncio: "Ofrezco para entrega inmediata relojes Roskopf con y sin piedras, de 18 líneas, cilindro, lépine, por grandes cantidades y a precios ventajosos. Solicitudes bajo la contraseña U 1021 U en Publicitas Bienne" (07/01/1925).



LOS ROSSKOPF

También se anunciaban los a menudo denigrados relojes Rosskopf en La Fédération Horlogère Suisse. Una fábrica que hacía ebauches y finissages era la Société d'Horlogerie de Reconvillier, de los sucesores de Kuhn & Cie., antigua fábrica Kuhn & Tièche, fundada en 1851. Hacían desde remontoirs, de áncora o de cilindro, y lèpines o sabonetas de todos los tamaños y tipos de calibres, hasta especialidades de piezas a las que se les daba cuerda y se ponía a la hora mediante llaves, relojes tipo ruso, turco o chino, y remontoirs tipo Rosskopf, de 19 y 21 líneas. Advertían, eso sí, que "la fábrica no hace el reloj" (03/07/1902). Por los mismos días, este otro anuncio: "Fábrica de Relojería por procesos mecánicos ROSSKOPF & Cie., PATENTE, LA CHAUX-DE-FONDS (Suiza). Relojes de precisión antimagnéticos tamaños de 12 a 21 líneas en oro, plata, metal y acero. Precios actuales y muestras, por solicitud" (10/07/1902). En 1915 el anuncio era como sigue: "Especialidad ROSKOPF finos. C. Meyer-Graber, LA CHAUX-DE-FONDS, único propietario de la marca W. ROSSKOPF & Cie." (05/01/1915).

Por último, el 27 de julio de 1902 La Fédération Horlogère Suisse, publicó este curioso anuncio:


Quién será COMPRADOR.jpg
NB. De acuerdo con el Diccionario profesional ilustrado de la relojería (© Federación de la Industria Relojera Suiza FH 1961 - 2013), cartón es, en relojería, una cajita alargada de seis compartimientos para igual número de movimientos de relojes.

Felicidades a todos,

Jaime


ADENDA. PATENTES DE INVENCIÓN: REGISTRO Y ANULACIÓN


Con regularidad, La Fédération Horlogère Suisse incluía noticias sobre Patentes de invención solicitadas, registradas y anuladas. Con relación a los relojes Roskopf, en 1900 se encuentran las siguientes: No. 19235 de 16 de mayo de 1899: Barrilete perfeccionado para relojes tipo «Roskopf», a favor de Paul Grosjean-Redard, fabricante de relojería, Geneveys-sur-Coffranc, Neuchâtel, Suiza. Esta patente fue anulada (16/09/1900). | No. 7028 de 14 de abril de 1900: Modelo de calibre de reloj, a favor de la Viuda de Ch.-Léon Schmid & Co., Chaux-de-Fonds, Suiza (17/05/1900). | No. 19546 de 24 de junio de 1899: Dispositivo de ajuste de la minutería sobre el barrilete de los relojes tipo Roskopf, a favor dde la Fabrique d'ébauches de Sonceboz, Sonceboz, Suiza, "habiendo causa del inventor «A. Biberstein», Sonceboz" (28/06/1900). | No. 19547 de 5 de julio de 1899: Reloj tipo Roskopf perfeccionado, a favor de L. H. Reinbold, fabricante de relojería, Chaux-de-Fonds (28/jun/1900). | No. 19547 de 5 de julio de 1899: Modificación: reloj Roskopf perfeccionado, L. H. Reinbold, fabricante de relojería, Chaux-de-Fonds, cesión de 10 de julio de 1900, registrada ese día, a favor de Luis Roskopf & Cie., Chaux-de-Fonds (12/08/1900).

Ese año fueron anuladas estas otras patentes: No. 13040: reloj Roskopf simplificado. Anulada (15/02/1900). | No. 14006: pequeño segundero simplificado para relojes Roskopf. Anulada (29/07/1900). | No. 14525: reloj tipo Roskopf con marcha de 8 días. Anulada (16/09/1900).
 
Última edición:
J

Jaime Salcedo

In memoriam
Sin verificar
Inició el hilo (OP)
  • #25
16. Breves de 1896. F. E. Roskopf. Aunque este hilo centra su atención en el decisivo año finisecular de 1900, no excluye mirar los antecedentes y las consecuencias de lo ocurrido en el mundo de la relojería, principalmente en los años en los cuales hubo exposiciones, tanto antes como después de 1900.

Un aviso publicitario que abarca todo el ancho de la página, con grabados de la fábrica y de los sellos de las marcas registradas por la empresa, publicado en La Fédération Horlogère Suisse el 1° de enero de 1896, es el único aviso sobre relojes Roskopf que salió en el periódico ese día y en todo el resto del año. El aviso dice lo siguiente:

SOCIÉTÉ D'HORLOGERIE
Rosières (Cantón de Soleure).

Sucesora de F. E. ROSKOPF


Fabricación de relojes cilindro y áncora Remontoir
en plata, metal y acero, en todos
los tamaños y para todos los países.


Actualidad: El verdadero reloj Roskopf con marca
F. E. Roskopf
o Roskopf fils en calidad superior,
el mejor reloj que se fabrica en esta especialidad.



Se advierte en el anuncio que F. E. Roskopf y Roskopf fils son marcas registradas.

En 1900, el comentarista de La Fédération Horlogère Suisse señaló, al reseñar la Exposición Universal de París, que Wille, Schimid & Cie., "solo ellos, representan aquí el verdadero Roskopf". Dicho sea de paso, Wille, Schmid y Cie. formó parte de la Colectivité des Fabricants de la Chaux-de-Fonds, que ganó, como colectivo, Medalla de Oro en la Exposición Nacional Suiza celebrada en 1896 en Ginebra. Eran los días en que el conflicto por la patente Roskopf entre el hijo y los hijastros del creador del Proletario todavía estaba fresco. Cuatro años después, como hemos visto, en La Fédération Horlogère Suisse abundaban los avisos publicitarios de fábricas, manufacturas y comerciantes que ofrecían hacer, comprar o vender relojes Roskopf, tipo Roskopf y sistema Roskopf.






 
Arriba Pie