• El foro de relojes de habla hispana con más tráfico de la Red, donde un reloj es algo más que un objeto que da la hora. Relojes Especiales es el punto de referencia para hablar de relojes de todas las marcas, desde Rolex hasta Seiko, alta relojería, relojes de pulsera y de bolsillo, relojería gruesa y vintages, pero también de estilográficas. Además, disponemos de un foro de compraventa donde podrás encontrar el reloj que buscas al mejor precio. Para poder participar tendrás que registrarte.

    Por favor, antes echa un vistazo a la
    Información Básica sobre Protección de Datos

Una velada con Girard Perregaux en Tomás Colomer

Goldoff

Administrador de RE
Equipo de moderación
El pasado 8 de noviembre, y gracias a la invitación de un compañero forero que está montando una asociación gastro-relojera (no vilobi inside, sorry :D) tuve ocasión de asistir a la presentación de esta marca en la joyería Tomás Colomer de Barcelona. Fue una presentación íntima y espectacular a la vez. Íntima -si se me permite la expresión- porque éramos muy poquitos los presentes, y espectacular porque las piezas que la marca había traído para la ocasión era artillería pesada. Tan pesada, que uno de los relojes que vimos -La Esmeralda- se alzaba con el premio al mejor tourbillon en los premios GPHG que se celebraban una semana después, todo un privilegio.


Girard Perregaux existe como marca desde 1856, dos años después del matrimonio entre Constant Girard, propietario de una importante manufactura relojera, y Marie Perregaux, hija de un reconcido fabricante de cronómetros. Su nieto Constant Girard-Gallet compró en 1906 la empresa fundada en 1791 por otro eminente relojero, Jean-François Bautte, lo que por arte de la fusión -y el marketing- hace que Girard Perregaux cuente en estos momentos con 225 años... Sigue en La-Chaux-de-Fonds, cuna de relojería suiza y ciudad que debe su actual configuración a estrictos cánones relojeros en términos de aprovechamiento solar (después de un gran incendio que la devastó en 1794), pero esa es una historia que contaré otro día. Hoy teníamos con nosotros al director de marketing, y a Ángel Iborra, responsable de Girard-Perregaux para España y Portugal, que nos iba a explicar por qué Girard Perregaux es una manufactura de Alta Relojería: además de las complicaciones relojeras, una característica inseparable es el trabajo manual que comporta cualquiera de sus acabados, y hoy íbamos a comprobar en directo que no es fácil lograr ese nivel.





Para empezar, un kit relojero digno de un profesional: desde pinzas con punta de madera para no marcar las piezas hasta un cristal con papel de esmeril donde trabajar. Justo encima de la navaja -suiza :D- el objeto de nuestras torturas: un puente como los que sujetan elementos en su famoso "tres puentes"que tendríamos que pulir a espejo para que pudiera formar pareja con el que ya montaba el otro gemelo preparado para nosotros.














El primer paso es frotar -con los dedos enfundados en goma- el puente contra ese papel de esmeril verde pegado al cristal. Tantas veces en un sentido como en otro (circular derecha-izquierda, lo mismo arriba-abajo). Decepcionante si tenemos en cuenta que la tarea requiere varias horas para conseguir un resultado ni que sea visible, no digo ya aceptable...











Para colmo, la cosa no termina ahí. Luego hay que darle la vuelta al cristal y seguir puliendo con ayuda de esa pasta verde oscuro y una barrita de madera muy blanda...









¿Dije blanda? Casi la desintegro. Por cierto, la navaja sirvió para sacar punta a la barrita. Os voy a ahorrar las imágenes.
Desde luego, no hay como experimentar en persona para hacerse una idea cabal de la dificultad de los trabajos que desconocemos o directamente ignoramos. Pulir es un arte.











Después de la experiencia y para quitarnos esa sensación de inútiles que se nos quedó, los responsables de GP dieron paso a la segunda parte, y a fe que lo consiguieron. Para empezar, el tourbillon bajo tres puentes de oro, llamado "La Esmeralda" en recuerdo al reloj que en la Exposición Universal de 1889 ganó la medalla de oro y que dio origen a lo que se viene conociendo como ADN de la marca, esos tres puentes que Constant Girard patentó poco después.







Con un precio de casi 200.000 euros, se diría que es un reloj para la galería, de esos que se fabrican más como "talking piece" (para que se hable de él) que para vender... a la fecha del reportaje se habían vendido ya cuatro, y este era el último de ellos.










La trasera no queda atrás. Es de esos relojes que te genera dudas acerca de por qué lado ponértelo... El barrilete está situado en el puente de las doce, y se conecta al tourbillon (puente a las seis) mediante una gran rueda en el puente del medio.






Un pequeño video:




Pero había más invitados









Desde la versión 1945 rectangular del tres puentes









... hasta el Escape Constante con seis días de reserva de marcha. Se llama así porque el volante recibe siempre la misma cantidad de energía independientemente de la que quede almacenada en los dos barriletes, y lo consigue mediante una especie de muelle intermedio (ese óvalo de color gris azulado) que la estabiliza. Una idea ingeniosa, pero que requiere un espacio considerable para alojarla. Eso sí, bonito lo es un rato...















También vimos una versión minimalista del Tres Puentes.









Lo llamo minimalista porque tiene menos decoración y lleva dos en lugar de tres puentes, pero por lo demás sigue siendo Alta Relojería: caja de tantalio (pesa como si fuera de platino, y no es pequeño) y tourbillon bi-axial, que te hipnotiza...







Aunque para los más modernos -y con la misma holgura de cartera- también hay Tres Puentes tradicional "aggiornato", el Neo:







Por haber, dominan toda la panoplia de complicaciones, técnicas o manuales. Desde el calendario anual con ecuación del tiempo y sonería







hasta el esqueletizado







Como cosa más terrenal vimos la re-edición del Laureato, limitada a pocas unidades... de las que se vendió una a raíz de esta presentación













¿Con cuál te quedas tú?






Gracias a Tomás Colomer por su hospitalidad, pero sobre todo gracias a Óscar y los socios de la Boqueria por invitarme. Lo pasé genial.
 
Última edición:

Mr. Jones

Antiguos Moderadores
vaya piezas, qué suerte verlas en vivo en especial el escape constante ¿se comercializa ya este escape?
 

Bemarpo

Milpostista
Que gran reportaje compañero y las fotos y los relojes una pasada, impresionantes!! Muchas gracias por hacernos disfrutar con el. Un saludo.
 

kala

Milpostista
Impresionante. Sin duda GP es una de las grandes.

y que envidia poder ponerte todas esas maravillas en tu muñeca, aunque debe doler tener que quitárselas....
 

jatodo

Forer@ Senior
Yo he estado en manufactura y ni allí pude ver tantas piezas de super-artillería como he visto en este reportaje.8o

Un evento del que se debe salir impactado... Porque me digan lo que me digan, Girard Perregaux huele a relojería tradicional de muy alto nivel.

Enhorabuena y gracias por el reportaje...
 

Albloux

Milpostista
Tremendos relojes y a la altura el reportaje de Antón, tal y como nos tiene acostumbrados.
Envidia sana por esas visitas "obligadas" que te surgen de vez en cuando.



Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
 

nitsuga

Habitual
Unas maravillas, el octogonal es soñable...

Enviado desde mi ZTE Blade S6 Flex mediante Tapatalk
 

Green

Habitual
Esta semana había varios modelos tops de esos en el escaparate y algo me decía que Antón o ha pasado o esta al caer...porque no es común verlo en el escaparate.

Excelente reportaje,gracias.
 

claudigato

De la casa
Gracias por el reportaje y por presentar esos bellezones, un saludo.


Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
 

DeLopez

Habitual
Gran reportaje, vaya suerte poder tener en la mano piezas de ese nivel... :drool:

La verdad es que de los relojes mostrados, sin tener en cuenta el altísimo nivel técnico de algunos de ellos, me quedaría con el Laureato, tiene un diseño muy sobrio y elegante, me gusta.
 

NicoKovacs

Habitual
Gracias por compartir el reportaje. Las piezas son de quitar el hipo. Girard Perregaux es una marca que personalmente me encanta. De vez en cuando un compañero muestra en el hilo diario un horas mundiales que es una preciosidad


Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
 

juanrock

In memoriam
Carajo Antón, Menuda temporada llevas. Tendrás la muñeca dolorida de probarte esas piezas. Ese tourbillon de dos puentes es un primor.

Gracias por compartir, bueno, o no porque dan ganas de llorar viendo la caja de uno:D
 
Última edición:

Enric2

Forer@ Senior
Ufff... Cuantos relojazos en un solo reportaje! Una demostración de que GP efectivamente es alta relojería, aunque algunos duden de ello!

una gran marca con algunas piezas espectaculares... Y ademas poco conocida en nuestro pais

gracias Antón por el reportaje!
 

maykelnaig

Habitual
Me ha encantado el reportaje es una maravilla , es una marca que siempre me ha gustado por su solera y diseños . El laureato azul es para soñar . Gracias
 

boga

Habitual
¿Con cuál te quedas tú?
Pues yo creo que con el Laureato, o con el Ecuación del tiempo.

Relojes más "normales" que la mayoría de los que enseñas.

Estos primeros son de un trabajo espectacular, aunque algunos no me acaban de gustar estéticamente. Concr etamente, las agujas del Esmeralda me parece que desmerecen lo conseguido en ese reloj.

Pero para gustos estan los colores.

Gracias por enseñarnos estas maravillas.
 

Oubide

Forer@ Senior
Poco puedo añadir, fui uno de los privilegiados que disfrutó del evento.
Girard Perregaux siempre me ha cautivado, después de la presentación en Tomás Colomer me declaro fan absoluto. Rezuman calidad por todas partes y tener la oportunidad de poder tocarlos y admirarlos provoca sensaciones difíciles de explicar.
Destacaría entre ellos La Esmeralda, por supuesto, por lo que significa, el tourbillon bi-axial, lupa en mano podría provocar hipnosis, y por encima de todos el calendario perpetuo con repetición de minutos y ecuación del tiempo que nos muestra Antón en la foto.
Que complicación tan impresionante la ecuación del tiempo... y que poco se prodiga en la "alta relojería"...
 
Arriba