• El foro de relojes de habla hispana con más tráfico de la Red, donde un reloj es algo más que un objeto que da la hora. Relojes Especiales es el punto de referencia para hablar de relojes de todas las marcas, desde Rolex hasta Seiko, alta relojería, relojes de pulsera y de bolsillo, relojería gruesa y vintages, pero también de estilográficas. Además, disponemos de un foro de compraventa donde podrás encontrar el reloj que buscas al mejor precio. Para poder participar tendrás que registrarte.

    Por favor, antes echa un vistazo a la
    Información Básica sobre Protección de Datos

Seat 124 Sport 1800.

Estado
Hilo cerrado
mmg2

mmg2

Habitual
Sin verificar
Tras unas 10.000 unidades vendidas del Seat 124 Sport 1600 y algunas centenas más que fueron exportadas -como podía leerse en enero de 1973 en Motor Mundial-, Seat seguía una vez más las huellas de Fiat y ofrecía un nuevo 124 Sport.


Ese nuevo 124 Sport se había presentado en Italia en agosto de 1972 en versiones 1600 y 1800, con motivo de la segunda y última renovación general allí realizada de la gama 124, modelo del cual ya se habían fabricado hasta entonces en el mundo dos millones de unidades, en Italia, España, Turquía y la URSS. Dicha remodelación consistía en retoques estéticos referidos a toda la gama 124, con excepción del spyder y destacaba, mecánicamente, por el uso de los nuevos motores 1600 y 1800 procedentes del Fiat 132.


Para nuestro mercado, el fabricante desvelaba en octubre este sustituto para el Seat 124 Sport 1600, exclusivamente en versión 1800, y anunciaba su venta a finales de diciembre de ese año 1972, apareciendo, por ejemplo, en el nº 726 de Autopista de 6 de enero de 1973, junto con los últimos 1600, el nuevo Seat 124 Sport 1800 al precio de 258.500 pesetas ff, que eran en carretera 317,749 pesetas, al lado de las 299.389 pesetas que costaba en total uno de los últimos Seat 124 Sport 1600.

Hay que añadir que tras 17.233 unidades fabricadas desde noviembre de 1972 a julio de 1975, el 124 Sport 1800 aparece por última vez en la lista de precios de Autopista el 8 de noviembre de 1975 en su nº 873, al precio de 425.876 pesetas en carretera.
El Fiat 124 Sport 1600 y 1800 había sido abandonado por Fiat en septiembre de 1974, año en que sólo vendieron en toda Europa 417, en contraste con el éxito que registró aquí como Seat, o con el que tuvo en USA, donde se enviaron unas 15.000 unidades dotadas de unos horribles parachoques reforzados y cuya potencia era de solamente de 92 cv sae.



Tan elevado número de unidades de su antecesor vendidas aquí podía tener su explicación no sólo en la estética, la presencia y las prestaciones del 124 Sport 1600, sino también en un hecho objetivo, y es que en aquel mercado cerrado a las importaciones, para muchos un Seat 1430 no ofrecía bastante lujo, un Seat 1500 estaba anticuado y un Dodge 3700 podía parecer demasiado aparatoso, de modo que un cupé potente de 2 puertas y 4 plazas, con una estética llamativa y 118 cv de potencia parecía una excelente alternativa, salvo que las 4 puertas fueran imprescindibles. Ello dio pie a una discutible aureola para ambos Sport, pues bastantes de sus dueños no eran tan deportivos como el coche, incluso se podía decir que eran burgueses en exceso, y así se explicaría que algunas revistas al probarlo calificaban a los Seat 124 Sport de “coche para snobs”.

El Seat 124 Sport 1800 que llegó a nuestro mercado se diferenciaba de su homólogo Fiat 124 Sport, disponible en 1600 (1592 cc y 108 cv con el motor del 132 en vez del 1608 cc de 110 cv del Fiat 125) o 1800 (1756 cc y 114 cv con caja de 4 velocidades y 118 con cambio de 5 marchas), en que aquí sólo se ofrecía en versión 1800, portando el motor de mayor potencia y cilindrada que Seat había fabricado hasta esa fecha, motor del futuro alto de gama, del Seat 132-1800, y se diferenciaba también en que sólo se ofrecía con una caja de 5 velocidades, que, como se dijo, era opcional en ambos Fiat 124 Sport. Igualmente, el tapizado y el revestimiento de las puertas difería del Fiat al Seat, presentando dibujos distintos en los asientos y manteniendo Seat, básicamente, la decoración de las puertas del cupé 1600 en el cupé 1800.


Con todo, las mayores diferencias entre ambos sport radicaban en su carburación y en su estética, así es que el simple carburador doble cuerpo del 124 Sport 1800 ofrecía una menor complicación mecánica gracias a sus reglajes más fáciles que el antiguo 1600, pero, y además, para el gusto de algunos (los gustos son siempre discutibles) la estética más simple del 124 Sport 1600 quizás fuese más pura y lograda que la del 124 Sport 1800, lo que no es decir que el Seat 124 Sport es un coche feo, bien al contrario.
En nuestro mercado cerrado a las importaciones el 124 Sport 1800 seguía siendo el rey, pues no había ninguna opción similar a la venta que ofreciera a la vez tales dosis de potencia, de prestaciones y de estética por 258.500 pesetas franco fábrica.


Fiat presentaba en su catálogo a los nuevos 124 Sport 1600 y 1800, antes 1400 y 1600, siempre ilustrados con un ejemplar gris tapizado en rojo, con esta afirmación: “prestaciones de un deportivo, habitabilidad y maletero comparables a una berlina”.

Seat, por el contrario, en su catálogo de presentación, donde se fotografiaba repetidamente un 124 Sport 1800 amarillo tapizado en gris, utilizaba este eslogan “un deportivo de lujo” y subrayaba lo siguiente: “su motor, ésta es la clave de un gran deportivo”, así como dos detalles mecánicos concretos: “doble árbol de levas” y “carburador de doble cuerpo”.



Siguiendo con el catalogo del Seat 124 Sport 1800, hay que decir que sus características fundamentales las describía así:
  • Motor de 4 cilindros en línea de 1756 cc con doble árbol de levas en cabeza y transmisión por correa dentada de neopreno.
  • Potencia de 118 cv din a 6000 rpm y par de 15,6 m.kg a 4000 rpm.
  • Caja de cambios de 5 velocidades.
  • 4 frenos de disco con servo; área de frenada de 248 cm cuadrados.
  • Suspensión delantera independiente y eje trasero rígido con 4 barras de anclaje.
  • Dirección de tornillo sin fin.
  • Ruedas de 165-13.
  • Dimensiones: 4.175 m de largo, 1.670 de ancho y 1.340 de alto. Peso en vacío de 995 kg
  • Prestaciones: más de 180 km/h de velocidad máxima y el kilómetro desde parado en 29,8 segundos.


En la Europa del mercado común sí había ofertas similares al 124 Sport por precio, potencia, presencia o prestaciones, pero, como puede verse en L’Automobile, el 124 Sport 1800 hacía más que defenderse en su papel de muy aconsejable oferta en su categoría.
Esta revista francesa había publicado en junio de 1973 una extensa prueba comparativa donde una serie de cupés de precio y potencia similares contendían entre ellos.

El ganador era -naturalmente, ¡es una revista francesa!- un coche francés, el recién presentado MATRA Bagheera (25.990 ff y 84 cv), un tres plazas movido por el motor del SIMCA 1200 S, coche que empataba en el primer puesto con un tracción delantera presentado en 1965 y dueño de un considerable historial deportivo, el bonito Lancia Fulvia Coupé 1300 S (22.472 ff y 90 cv).


La sorpresa venía de nuestro amigo, el 124 Sport 1800 (23.000 ff y 118 cv), que sin destacar en nada en especial, imponía su homogeneidad por delante del muy subvirador derivado del R 12 que era el R 17 TS (27.400 ff y 108 cv), se clasificaba antes de un americanizado cupé Toyota Corona 2000 (21.490 ff y 113 cv), igualmente por encima del Ford Capri 2600 de 6 cilindros ( 28.295 ff y 150 cv) y también rebasaba al caro, exclusivo y original deportivo de motor central que era el Volkswagen Porsche 914-2.0 (28.500 ff y 100 cv).

Más en concreto y en la susodicha contienda, el 124 Sport 1800 partía de un precio ventajoso; sus prestaciones (178 km/h de velocidad máxima, los 400 metros desde parado en 20 segundos y los 1000 en 37 segundos) sólo las superaban el Volkswagen Porsche 914 y el Ford Capri RS, su habitabilidad sólo era menor que la del Toyota Corona o la del Renault 17 TS y su transmisión estaba detrás de la del Toyota y de la del Lancia nada más. Por el contrario, sus peores defectos, es decir, su consumo (entre los 12,3 y los 18,8 litros cada 100 km en carretera o autopista) y su equipo solo lo empeoraban el 17 TS y el 914, respectivamente.

Otros extremos concretos como sus frenos que se calentaban en exceso, su dirección demasiado ligera y desmultiplicada, su estabilidad tendente al subviraje y su confort duro así como ruidoso, le hacían ocupar los antepenúltimos puestos de la prueba comparativa.


En nuestro país, donde el 124 Sport 1800 no tenía competencia posible, salvo en Canarias, Sáhara, Ceuta y Melilla, nuestro amigo causaba sensación y, por ejemplo, Autopista terminaba su prueba con esta sentencia:
“un coche excelente en líneas generales, el precio, lo peor, pero valdría con una buena terminación”.

Más en concreto, Autopista, aplaudiendo de antemano la presencia de su único carburador doble cuerpo Weber 34 DMS que le aportaba mayor progresividad, economía y facilidad de reglajes, también señalaba el replanteamiento de la gama alta de Seat que suponían sus nuevos motores -procedentes del Fiat 132- y no dejaba de apuntar la presencia de sus llantas de chapa, de su nuevo motor y caja de cambio y de su nueva estética, que calificaba como discutible pero original, añadiendo que su frontal era inferior al del 1600, estéticamente más pesado y con una ruptura de su línea delantera.



Esa revista, tras larga prueba, apuntaba estas virtudes en el 124 Sport 1800:
  1. Un motor un 7 % más potente que el del 1600, procedente del antiguo Fiat 125, motor que no se calentaba ( otros opinaban lo contrario ), cuya principal cualidad sería su elasticidad desde las 1500 a las 7250 rpm.
  2. Unas prestaciones algo mejores que las del 1600, 181,82 km/h de velocidad máxima al lado de los 178,22 km/h cronometrados al 1600 y los 400 y los 1000 metros desde parado en unos tiempos similares a los del 1600, o sea en 17 y en 32 segundos.
  3. Un consumo favorable habida cuenta de su potencia, consumo que oscilaba en carretera entre los 8.5 y los 12,5 litros cada 100 km, siendo 15,47 litros cada 100 km los gastados en tráfico urbano.
  4. Una caja de cambios de 5 velocidades con un desarrollo demasiado corto en quinta y un embrague de muy largo recorrido.
  5. Una adecuada climatización (el aire acondicionado se montaba a parte) y una excelente visibilidad con luces de halógenos.



En el capítulo de los defectos, éstos serían los siguientes:
  1. Asientos deficientes por diseño y tapizado, asientos en pugna con los pedales y con el volante, de modo que la búsqueda de una buena posición de conducción era tarea ardua.
  2. Acabado muy deficiente.
  3. Frenos justos para la potencia del coche.
  4. Llantas de 5 pulgadas y neumáticos escasos.
Otras consideraciones de Autopista se referían a su reparto de cargas, con un 55 % sobre el eje delantero y un eje trasero mal suspendido, mal sujeto, lo que era causa de pérdidas de adherencia y sobrevirajes en mal pavimento.
Autopista también se sumaba al coro de las revistas del motor que consideraban al 1800, como antes al 1600, un coche mal aprovechado, un coche snob en manos de sesentones acaudalados.


Otra revista que probaba el 124 Sport 1800 era AutoRevista, que sintetizaba su prueba con esta sentencia: “un coche para snobs”.

AutoRevista consideraba al 124 Sport 1800 un coche elástico, silencioso, sobrio de consumo, dotado de una dirección precisa aunque pesada en maniobras y adecuadamente equipado.
No obstante, se quejaba de que tenía alguna propensión al autoencendido, lamentaba el mal alineamiento de volante, asiento y pedales, y consideraba que sus desarrollos eran cortos en exceso. En cuanto a sus frenos, los consideraba limitados y dotados de un servo imprevisible. Por lo que se refiere a su acabado y montaje, su opinión era crítica, referida a moquetas sueltas o revestimientos mal colocados.

Con todo, AutoRevista concluía afirmando que el mayor problema del coche era su eje trasero mal anclado.


También probaba el 124 Sport 1800 Motor Mundial, que censuraba el precio elevado del Sport 1800, así como su deficiente acabado y su estabilidad limitada.
Por el contrario, esta revista difería de las anteriores al considerar los frenos como eficaces, concordando con la restante prensa especializada en la elasticidad, potencia y nervio de la mecánica, así como en equipamiento completo.

Más en concreto, Motor Mundial puntuaba con 12/12 al motor, las prestaciones y la visibilidad del 124 Sport 1800, con 11/12 a los frenos, consumo, maletero y caja de cambios, con 10/12 al diseño (obra de Boano con el centro de estilo de Fiat), puesto de conducción y maletero, con 9/10 a la dirección, a la maniobrabilidad, a la suspensión y a la seguridad, con 8/10 al confort y la instrumentación, con 7/10 a la estabilidad y con 6/10 a su precio y a su acabado.


En cuanto a prestaciones, Motor Mundial transcribía éstas: 178,2 km/h de velocidad máxima, los 400 metros desde parado en 17 segundos y los 1000 en 32, un consumo en carretera entre los 9,3 y los 15,1 litros cada 100 km, que eran 15,8 en ciudad.

La sentencia final de esta revista decía así: “nos ha parecido un buen coche al que se le han mejorado bastantes cosas en relación al modelo anterior, pero que sigue adoleciendo de una serie de defectos, sobre todo en el acabado, que muy bien podrían mejorarse en función del precio del coche”.

Velocidad también opinaba sobre el 124 Sport 1800 y, como se verá, sus opiniones eran discordantes en algún aspecto.

Velocidad alababa su elasticidad, pues hasta conseguía salir desde los 30 km/h a 1000 rpm en quinta y aplaudía su consumo discreto, censurando sus asientos delanteros incómodos igual que los traseros, así como su suspensión de eje trasero rígido responsable de pérdidas de adherencia que hacían sobrevirar a un coche normalmente subvirador; el escalonamiento ilógico de sus marchas con una laguna entre segunda y tercera, y su suspensión trasera eran también motivo de censura.


Curiosamente, los frenos los consideraban buenos y el acabado también, a pesar de que señalaban que la moqueta del suelo se enrollaba y que el recubrimiento del techo dejaba que desear.

Otro detalle chocante de la prueba era que no habían conseguido una velocidad máxima superior a los 169,5 km/h, que el coche se les calentaba en pleno febrero y que el consumo en carretera se situaba entre los 10 y 12 litros cada 100 km, que ascendían a 15 en ciudad.
En cuanto a su estética, ésta era de su gusto, aunque reconocían otras opiniones, y también calificaban de bella a su mecánica, la más bella de toda la producción nacional con sus dos árboles de levas en cabeza.

En resumen, consideraban al 1800 más civilizado que el 1600, menos rápido, más económico y menos susceptible a los desajustes de carburación; valoraban mejoras de diseño como su mejor acceso al maletero y se unían al coro de la prensa que lo consideraba un gran coche, lujoso, deportivo y potente.


En fechas actuales, Clásicos Exclusivos probaba un bello 124 Sport 1800 blanco, dotado de aire acondicionado, y se refería, con parámetros de hoy día, a su dirección pesada, a su carácter subvirador, a sus ruedas escasas, a sus frenos justos, a su adherencia deficiente y a su consumo alto, todo lo cual era parte de un coche cuyas prestaciones acusaban el lógico paso del tiempo, pero aún permitían su salida a la calle, donde le admiraban quienes lo recordaban, los que lo conocían y cualquiera que supiera apreciar un coche.

Yo, por mi parte, recuerdo perfectamente el Seat 124 Sport 1800 en sus tiempos y lo recuerdo como el jefe de la carretera por sus prestaciones y el rey del aparcamiento por su empaque. Recuerdo uno en concreto, rojo, ante el cual mi inolvidable Seat 127 verde presentaba sus respetos. Ese 124 Sport 1800 era propiedad del jefe de servicio de ORL de la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Alarcos de Ciudad Real, donde yo era médico residente, y su conductor, no especialmente amante de los automóviles, el Dr. García Linares, no era un snob, era un excelente profesional y una bellísima persona, a quien su economía le permitía acceder a un buen coche a tono con su estatus.



BIBLIOGRAFÍA

Velocidad, nos 580 y 590 por lo que se refiere a datos sobre su aparición en nuestro mercado y los nos 594 y 655 por contener ambos pruebas del 124 Sport 1800.

Autopista nos 722 y 723, donde se da cuenta de su aparición en nuestro mercado, y el nº 753 que publica la prueba referida.

Autorevista lo prueba en su nº 813.

Motor Mundial da cuenta de su llegada al mercado en su nº 340 y publica su prueba en el nº 342.

L’Automobile nº 325 es la revista que lo compara en junio de 1973 a las ofertas europeas similares de su tiempo.

Quattroruote nº 201 de septiembre de 1972 y Europe Auto nº 67 del mismo mes, son las revistas que dan cuenta de la presentación de la nueva gama Fiat 124 de la que forma parte el 124 Sport 1800 en versiones coupé y spyder.

Rétroviseur en su nº 30 evoca la historia de los 124 sport y spyder.

Clásicos Exclusivos en su nº 24 prueba el Seat 124 Sport 1800 y da cifras de fabricación del mismo.




Más información de la unidad de color blanco: vehiculoclasico.es
 
Josemaval

Josemaval

De la casa
Verificad@ con 2FA
Siempre me ha gustado mucho ese coche :ok::
 
IVANON

IVANON

De la casa
Sin verificar
era precioso,pero menudos precios, un 127 costaba 175000 ptas y esos sport fíjate cuanta diferencia
 
U

ulunop

Novat@
Sin verificar
:ok:: Estupendo artículo y documentación. :clap:
 
oruga65

oruga65

Forer@ Senior
Sin verificar
¡Gran reportaje! También me cuento entre sus admiradores. Lo único, como un amigo mío también aficionado a los clásicos dice, que fue uno de esos coches prototípicos sobre los que los macarrillas de las épocas posteriores a su comercialización fijaban su mirada; esto contamina un poco su imagen en mi inconsciente y, lo que es peor, supongo que no es fácil encontrar unidades en un estado libre de sospechas de negligencia.

Por cierto, mi madre tuvo un 127 verde también, aunque supongo que no es una coincidencia demasiado sorprendente teniendo en cuenta lo sota-caballo-rey de la oferta de la época.

Un saludo y gracias.
 
Guancho

Guancho

De la casa
Sin verificar
Mi padre tuvo el 1600 en verde botella, con faros antibniebla amarillos. Se veia impresionatne con los seios faros, visto desde frente. La trasera era mucho más bonita que la del 1.800.
Tenía, si mal no recuerdo, 108 cv en aquella época, lo que no estaba nada mal.
 
Colombo's Watches

Colombo's Watches

Milpostista
Sin verificar
Que cochazo me ha encantado!!! tiene un aire americanono??
 
kalimocko

kalimocko

Magister Collector
Sin verificar
Felicidades por el hilo amigo, me hizo retroceder a mi juventud. Excelente recopilación de datos.
Precioso coche, a principios de los 80 tuve un sport 1800 de color rojo, lo compré de segunda mano, una auténtica bala para la época, con el que disfruté bastante, tenia una aceleración brutal en segunda y tercera marcha, por desgracia al año aproximadamente de tenerlo me lo robaron y nunca más supe de él, era conocido como "la loca", el coche preferido de los mangantes y los tironeros.

¡¡ Que época la de la Seat !!......... el Bocanegra, el 128, el 1430, el 124 FU 2000, .............. y la compencia los TS o TX de la Renault...... en fín vintage es vintage, ahhh no perdón que aquí se les llama clásicos o históricos..... jajajaja en que estaría pensando.

Saludos
Fernando
 
IVANON

IVANON

De la casa
Sin verificar
¡Gran reportaje! También me cuento entre sus admiradores. Lo único, como un amigo mío también aficionado a los clásicos dice, que fue uno de esos coches prototípicos sobre los que los macarrillas de las épocas posteriores a su comercialización fijaban su mirada; esto contamina un poco su imagen en mi inconsciente y, lo que es peor, supongo que no es fácil encontrar unidades en un estado libre de sospechas de negligencia.

Por cierto, mi madre tuvo un 127 verde también, aunque supongo que no es una coincidencia demasiado sorprendente teniendo en cuenta lo sota-caballo-rey de la oferta de la época.

Un saludo y gracias.

nuestro 127 era verde también, 3 puertas, que duro era el jodío
 
dic1

dic1

.
Sin verificar
  • #10
muy buen hilo de todo un mito, el 24 sport, si señor
 
SPONSOR

SPONSOR

Milpostista
Sin verificar
  • #11
Yo, por mi parte, recuerdo perfectamente el Seat 124 Sport 1800 en sus tiempos y lo recuerdo como el jefe de la carretera por sus prestaciones y el rey del aparcamiento por su empaque. Recuerdo uno en concreto, rojo, ante el cual mi inolvidable Seat 127 verde presentaba sus respetos. Ese 124 Sport 1800 era propiedad del jefe de servicio de ORL de la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Alarcos de Ciudad Real, donde yo era médico residente, y su conductor, no especialmente amante de los automóviles, el Dr. García Linares, no era un snob, era un excelente profesional y una bellísima persona, a quien su economía le permitía acceder a un buen coche a tono con su estatus.

¡Qué hilo más bonito!
Yo recuerdo el babeo que me producía el 1600 del famoso boxeador Perico Fernandez, cuando lo veía de niño aparcado junto a mi casa.

En mi opinión eran unos vehículos maravillosos que cubrían para la gama Seat el hueco de los Gran Turismo de elevadas prestaciones y porte distinguido. Pero incomprendidos...:(

Yo personalmente me quedaría con aquel exigente 1600 sport, de doble carburador y caracter nervioso, por su necesidad de ser llevado a regímenes bastante altos. Lo que repercutía en un mal rendimiento a bajas vueltas y los consiguientes sustos al coger "tirón" por encima de las 3000... Lo que unido a la rigidez del eje trasero hacía que deslizara con facilidad der atras.

TkBvajvuEBlDPNTR_ZTknxnNOrWFghnpBdgL3Vg8uaTdfRj8X7.jpg


Se da el caso de que muchos de sus compradores (según motor clásico) señores pudientes de edad avanzada (quizas snobs...jeje), acostumbrados a coches menos potentes y más sencillos de conducir, acudían a los talleres con aquellos coches que gastaban tanto y se salían de punto... y los talleres lo solucionaban sustituyendo los dos maravillosos Weber40 dobles por un sólo carburador mono. Así acababan con los sustos.:D
Puede que aquella fuese la explicación del porqué del 1800.

En todo caso, gracias por recuperar parte de nuestra historia automovilística, que no tiene nada que envidiar a las extranjeras.
:clap::clap::clap::ok::
 
Última edición:
zmanuel

zmanuel

Forer@ Senior
Sin verificar
  • #12
Gracias por el hilo.

Hace más 20 años disfrute de un 1600 SC que preparé para subidas en cuesta y rallys. Entonces se hacia el campeonato de Aragon-Rioja conjunto y se corria en el circuito urbano de Alcañiz.
Juuuerrrrr, casi ná...

Era realmente complicado de carburación. Con 2 Weber doble cuerpo, aquello se iba de punto cada cinco minutos. Pero divertido era un rato.
Con una Colotti de dientes rectos, autoblocante y mayor cruce mejoraba bastante.

Rescato unas fotillos de aquellos años.

No se que vida llevará. Se lo vendi a uno de Valencia por 200.000 pesetillas.::cry:: Me lo tenía que haber quedado...
 
911

911

Forer@ Senior
Sin verificar
  • #13
magnifico coche y magnifico hilo:clap:
 
Estado
Hilo cerrado
Arriba Pie